Escucha esta nota aquí

“¡A morir!” es el grito característico de Américo y se escuchó a voz en cuello el jueves por la noche en la inauguración del estadio Edgar Peña, de la Asociación Cruceña de Fútbol promovida por el Gobierno Nacional y la Alcaldía de Warnes.

Después de un partido amistoso en el que se enfrentaron los Amigos de Evo Morales y los Amigos de Mario Cronenbold, más de 4.000 personas disfrutaron de la actuación del cumbiero chileno.

A las 22:30 cuando se apagaron las luces, la puertas de acceso a la cancha quedaron libres y una multitud que estaba en las gradas invadió el gramado para estar cerca del ídolo.

El cantante inició su show con el tema Nada más mientras una pantalla de Led proyectaba una bandera boliviana. El artista estuvo acompañado por una orquesta que incluyó cinco instrumentos de bronces como debe estar equipada todo grupo tropical que se respete.

Casi sin pausa se escuchaban éxitos bailables como Que levante la mano, Tendría que llorar por ti, A llorar a otra parte, Que locura quererte.
El escenario fue majestuoso y el sonido estuvo a la altura de un concierto internacional. La fiesta se prolongó por casi dos horas entre el griterío del público y el baile