Escucha esta nota aquí

Cuántas mentiras se habrán dicho en un consultorio médico de parte de pacientes que por miedo, vergüenza o cualquier otra razón, no hablan con sinceridad al momento de dar síntomas o explicar hábitos al profesional en salud que lo atiende.

Aquí te decimos algunas de las mentiras que nunca debes decirle a tu médico:

"Sí, me estoy tomando los medicamentos tal y como usted me dijo"

A veces resulta incómodo confesarle a tu médico que no has seguido sus indicaciones, tal y como te lo pidió. Pero ahora no solo te estás saltando el tratamiento prescrito, además le has entregado a tu médico una dosis de información errónea que podría dar lugar a otros efectos adversos, ya que te puede dar un nuevo tratamiento que en lugar de hacerte bien, puede empeorar tu cuadro clínico.

"No, no estoy tomando ningún medicamento con receta ni suplementos"

Esta “pequeña” omisión podría deteriorar seriamente tu salud. Cuando un paciente no le cuenta todo lo que está tomando a su médico, él puede pasar por alto una potencial interacción o efecto secundario. La lista incluye medicamentos con receta, como anticoagulantes, antibióticos, antidepresivos y fármacos para el corazón, así como los suplementos y medicamentos de venta libre, como aspirinas, minerales, aminoácidos, productos botánicos y vitaminas.

"No he comido ni bebido nada antes de la operación"

El paciente llega para la operación y los anestesiólogos preguntan: “¿cuándo fue la última vez que comió o bebió algo?”. El paciente responde “no he tomado nada en todo el día”. Puede sonar como una mentirijilla inofensiva, pero según M. Fahad Khan, profesor asistente de anestesiología del centro médico Langone en la Universidad de Nueva York, podría resultar en un desastre.

“Es muy importante que los pacientes sean honestos acerca de la última ingesta oral de alimentos o bebidas, ya que puede tener consecuencias significativas en lo relacionado a su plan de anestesia”, explica al portal Gizmodo. “Se asume que los pacientes que se presentan a una cirugía electiva tienen un estómago vacío, ya que se les instruye que así sea”.

"La verdad es que no bebo mucho alcohol"

Entono el mea culpa con esta. La doctora Harriet Hall, editora de Science Based Medicine, dice que nuestra incapacidad para decir la verdad sobre el consumo de alcohol es contraproducente. “Subestimar la cantidad de alcohol que consumimos solo consigue retrasar el diagnóstico y el tratamiento”, explica a Gizmodo.

"¿Fumador, yo? nada que ver"

Alrededor del 13 por ciento de los fumadores mantienen el hábito en secreto ante sus médicos. “Cuando les pregunto si son fumadores a menudo dicen que son exfumadores”, comenta Dave Hepburn, médico de cabecera de Victoria, Columbia Británica. “Cuando pregunto hace cuánto tiempo, algunos admiten que cinco días o así”. No hace falta aclarar que eso no los convierte en exfumadores, sobre todo si esas personas han fumado regularmente durante años.