Escucha esta nota aquí

Miles de personas salieron ayer a las calles de numerosas ciudades de Estados Unidos para cuestionar que el presidente Donald Trump y el Congreso no hayan encontrado una solución para regularizar la situación de casi 700.000 jóvenes indocumentados, conocidos como ‘soñadores’, dentro del plazo de 6 meses establecido.

 Trump anunció en septiembre el fin del programa de Acción Diferida (DACA), pero dio al Congreso hasta el 5 de marzo para encontrar una solución para los miles de jóvenes indocumentados que gracias a ese permiso, proclamado en 2012 por el expresidente Barack Obama, han podido residir y trabajar legalmente en EEUU.

Esta fecha límite, sin embargo, quedó en suspenso después de que varias decisiones judiciales frenaran la decisión de Trump en los últimos meses.

“El Congreso ha tenido seis meses para presentar una ley y nos ha fallado; estamos aquí para decirles que vamos a seguir luchando por nuestros derechos como comunidad”, apuntó Víctor Morales, un mexicano indocumentado de 24 años que asistió a la manifestación en Washington.