Escucha esta nota aquí

El expresidente y portavoz de la causa marítima, Carlos Mesa, afirmó que Bolivia y Chile viven un momento de máxima tensión frente al proceso que se desarrolla en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

El historiador señala, en una entrevista con la "Revista Capital", que existe un antes y un después en la relación, luego de la visita y respaldo del papa Francisco en territorio nacional. 

"En la comparación general, estamos viviendo un momento de máxima tensión con Chile, pero hemos vivido momentos equivalentes en el pasado. Es la visita del papa la que ha generado estas reacciones", dijo el exmandatario.

Conoce más: Mujica recibe el libro sobre el apoyo a Bolivia

Mesa sostuvo que "es obvio que hay un punto de inflexión, un antes y un después, y se llama papa Francisco, con la declaración del papa en La Paz y en su vuelo de retorno al Vaticano. A partir de esa declaración (que pide diálogo entre ambos países) se ha generado una línea comunicacional de Bolivia y otra de Chile".

A partir de entonces, explicó el portavoz, "surgió la oferta de relaciones diplomáticas de parte del canciller (chileno, Heraldo) Muñoz, sin condiciones; Bolivia responde que con relaciones diplomáticas condicionadas, y el presidente Morales hace las referencias de hace algunos días".

Sobre la intensidad de las declaraciones, el portavoz afirmó que "el estilo del presidente Morales, que es la cabeza de las relaciones exteriores de Bolivia, es ir siempre al frente, y de ser muy incisivo (...) Yo diría que el beneficio es mayor que el costo", respondió.

Puedes leer: Mesa asegura que relación con EEUU influirá en el mar

"Tengo el convencimiento jurídico absoluto de que la estrategia jurídica chilena está apostando casi al todo o nada por la declaratoria de incompetencia en esta fase. Si la Corte se declara competente o declara que va a tener que trabajar sobre la competencia una vez que analice el tema de fondo, no es el mejor escenario para Chile", agregó sobre la demanda.

El expresidente cree que "los juristas chilenos saben que su apuesta grande es la demanda preliminar", y ratificó que Bolivia cumplirá cualquier fallo que emane de la Corte Internacional, sea favorable o no.