Escucha esta nota aquí

El papa Francisco llegará a Bolivia en un avión acondicionado de la aerolínea estatal BoA el miércoles ocho de julio proveniente de Quito (Ecuador). Aterrizará en el hangar presidencial en El Alto y liderará una procesión hasta la plaza Murillo de la sede de Gobierno. 

Sin embargo, ese es un esbozo de la agenda que cumplirá el sumo pontífice en su arribo a territorio nacional, debido a que las ideas que se manejan deberán ser aprobadas por el Vaticano, recién a finales del mes de mayo.

"Las comisiones trabajamos evaluando las propuestas que se han hecho y a partir de la evaluación llegará una agenda. No hay más cosas que hacer o decir (...) La última semana de mayo se conocerá la agenda oficial", informó hoy el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Eugenio Scarpellini.

El representante explicó que llegará a Bolivia una tercera comisión del Vaticano, que se encargará de definir los detalles de las celebraciones litúrgicas que desarrollará Francisco, misma que llegará las próximas semanas. 

A su turno, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, explicó que no se darán mayores detalles sobre los recorridos del papa por las ciudades o las concentraciones masivas que protagonizará. Mañana hay una última reunión en Santa Cruz.

"Las observaciones las hablaremos internamente, es un tema de seguridad y logística. Se espera al papa con los brazos abiertos y la revolución democrática espera el arribo de Francisco. Se ha previsto inicialmente unos 10 mil efectivos", informó la autoridad. 

Posible recorrido

El papa llegará al hangar presidencial en la ciudad de El Alto, luego transitará por la avenida Juan Pablo II, tomará la Autopista con dirección a las instalaciones de la CEB, luego se dirigirá hasta la plaza Murillo y posiblemente aparezca por uno de los balcones de Palacio de Gobierno. 

Se conoce que estará un poco más de seis horas en las ciudades de El Alto y La Paz, luego se trasladará a Santa Cruz donde estarán concentradas la mayoría de las actividades masivas. Se espera congregar a más de cuatro millones de fieles de todo el país.