Escucha esta nota aquí

En Bolivia hay reportados cuatro casos de zika, tres importados de Brasil y uno autóctono, todos en Santa Cruz y el Gobierno ya tiene un plan para prevenir y controlar que la enfermedad, antes de que esta se salga de control en el territorio boliviano, así lo hizo saber la ministra de Salud, Ariana Campero.

En una entrevista exclusiva con EL DEBER, Campero dijo que se han capacitado a 600 médicos y se capacitará a otros 600 profesionales que serán capaces de realizar diagnósticas de síntomas y signos de zika, además que tendrán la capacidad de diferenciarlos de dengue y chikunguña. Además, explicó que se está actuando en zonas endémicas de Bolivia y puntos fronterizos del país.

“Estamos fortaleciendo la atención médica en puntos fronterizos, para el cumplimiento del reglamento sanitario internacional estamos coordinando con las unidades médicas aeroportuarias. En dos meses hemos destinado 2,6 millones de bolivianos, que fueron destinados a la compra de insecticidas y el movimiento de equipos de fumigación en todo el país”, explicó Campero.

La ministra añadió que este viernes 156 médicos iniciaron en la ciudad de Santa Cruz para eliminar los criaderos de mosquitos, además de desplazará a las Fuerzas Armadas para coadyuvar en la entrega de 22.500 frascos de biolarvicidas.

Mañana hay un día D, vamos a hacer limpieza en el distrito 8, en los barrios 25 de diciembre y Cañada Pailitas”, concluyó.