Escucha esta nota aquí

El denominado testigo clave del caso terrorismo, Ignacio Villa Vargas, alias "El Viejo", tras solicitar someterse a juicio abreviado, acordó con la Fiscalía en las últimas horas aceptar la culpabilidad de los delitos por lo que se lo sindica y ser sentenciado a ocho años de reclusión por lo que saldría en libertad toda vez que hasta la fecha habría cumplido más de la mitad de la pena que se le imputaría.

El abogado de Villa Vargas, Roger Martínez, lamentó que la comisión de fiscales y personeros del Ministerio de Gobierno no lo hayan incluido en este acuerdo toda vez que pedía que si se llegaba a un convenio era con el propósito de decir la verdad y reiterar quiénes fueron lo que ordenaron y actuaron en los atentados a la casa del Cardenal Julio Terrazas y del ex viceministro de Autonomías Saúl Avalos en abril de 2009.

"Si sé que el acuerdo es de ocho años de prisión, podría salir libre, es parte de la propuesta que tenía el Gobierno. Voy a estar presente (en la audiencia) especialmente a ver que ha firmado Ignacio Villa Vargas", sostuvo el jurista en contacto con la agencia de noticias ANF.

El Tribunal Primero de Sentencia de La Paz, presidido por el juez Sixto Fernández, realizará la audiencia para la consideración del petitorio de juicio abreviado, que está fijada para las 11.00 horas de este viernes 13 de febrero en el Palacio de Justicia de Santa Cruz.

Martínez recordó que en las negociaciones con el Ministerio Público y su cliente, se tenía previsto una condena de 25 años de presidio ya que no se aceptaba que Villa Vargas asuma toda la responsabilidad de los hechos del caso terrorismo.

"El Viejo", quien fue parte del grupo separatista de Rózsa, fue en su momento el testigo clave de la Fiscalía porque presuntamente era un infiltrado dentro la organización que pretendía dividir Bolivia con apoyo de la oligarquía cruceña.

Cinco años preso 

Villa Vargas lleva más de cinco años recluido en el Penal de Palmasola y durante ese tiempo su salud fue deteriorándose hasta llegar a ser internado en varias oportunidades en centros hospitalarios para recibir atención médica especializada.

Según las declaraciones de Villa Vargas, cuando solicitó someterse a proceso abreviado, él habría participado junto a funcionarios del Ministerio de Gobierno y de la Policía en los atentados explosivos en colaboración de Norberto Clavijo, exfuncionario del Ministerio de Gobierno; el capitán de Policía Walter Andrade y la cabo Marilyn Vargas, exmiembros de la desarticulada Unidad Táctica de Apoyo y Resolución de Crisis (UTARC) junto con el presunto líder del grupo terrorista, Eduardo Rózsa.

En la madrugada del 16 de abril un operativo de la UTARC ingresó al Hotel Las Américas de la ciudad de Santa Cruz donde abatió a tres de los cinco supuestos integrantes del grupo separatista; el húngaro Eduardo Rózsa, el irlandés Michael Dwyer y el rumano Árpád Magyarosi. En tanto, Mario Tadic, boliviano-croata; y Elód Tóásó, húngaro; fueron arrestados.

Carta de "El Viejo"

Ignacio Villa Vargas, a través de una carta, pidió "perdón" al cardenal Julio Terrazas por haber atentado a su casa con artefactos explosivos en abril de 2009, antes de la desarticulación del presunto grupo terrorista liderado por Eduardo Rózsa.

"Yo no puedo aguantar más esta pena que llevo dentro mi. Hace casi seis meses me dejé por engaño y por oscuros intereses a participar a un hecho que hoy deploro mucho. La verdad es que no me di cuenta de lo que estaba haciendo y desde este hecho mi vida ha cambiado drásticamente al punto de que mi salud se ha deteriorado de forma acelerada.

"Por este motivo deseo a través de la presente pedirle a su eminencia (Cardenal) perdonarme por haber actuado de esta manera, no puedo continuar más llevando este peso en mi conciencia", explicaba la misiva.