El presidente Evo Morales rechazó este viernes las palabras de algunos opositores que aseguraron que solo la ayuda divina rescatará a Venezuela de su crisis o a Bolivia, de llevar el país a una situación similar.

“No nos va a salvar Dios, el pueblo nos va a salvar compañeros. Es la fuerza política, ¿qué Dios nos salve?", dijo Morales durante el acto de posesión de su nuevo gabinete en Palacio de Gobierno.

Según el mandatario, la salvación no llegará desde arriba ni mediante alguna divinidad. “Del cielo solo cae la lluvia”, agregó.

Para el vocero del Arzobispado de Santa Cruz, Edwin Bazán, el mandatario se dejó llevar por el momento. “Son declaraciones poco pensadas, fruto del entusiasmo que ha vivido en estos días”, afirmó el representante a la red Uno.

Bazán aseguró que hablar de Dios se trata de una “cuestión de integridad y coherencia personal” por lo que a la comunidad católica
“no le ofenden”
estas palabras.

Las declaraciones se producen además en medio del anuncio de la visita del papa Francisco a Bolivia para este 2015, durante una fecha aún no confirmada por el Vaticano, pero que, según Morales, será en julio.

Maduro se encomendó a Dios

Nunca nos faltará Dios, Dios proveerá”, dijo el miércoles el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al referirse a la grave crisis económica y de desabastecimiento que vive su país.

Las palabras de Maduro, lanzadas durante la rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional venezolana, desataron una ola de críticas en su contra, debido a que no se ofreció ningún plan claro para salir de la grave situación que atraviesa el país.