Escucha esta nota aquí

Un funcionario público herido, un uniformado retenido y 44 personas aprehendidas dejó la violenta jornada de protestas en la ciudad de La Paz. Tres infraestructuras, entre ellas el viceministerio de Régimen Interior y la embajada de Alemania, también fueron dañadas. 

Según el reporte de los abogados que representan al Comité Cívico Potosinista (Comcipo), dos dirigentes, un periodista de radio "Líder" y una menor se encuentran dentro del grupo de personas aprehendidas por la Policía.

El máximo dirigente de esa instancia, Jhonny Llally, en conferencia de prensa, acusó al Gobierno de enviar "infiltrados" para caldear los ánimos de los marchistas que, en esta jornada, apedrearon, dinamitaron y destrozaron instalaciones del ministerio de Gobierno. 

"Hay infiltrados, son esa gente que hace incendiar. Personalmente, jamás he estado de acuerdo con que destruyan un bien público o privado, ni siquiera una banca porque son propiedad de todos", aseveró el representante. 

También
 se advirtió la existencia de un policía retenido en el coliseo de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), donde los potosinos se encuentran. El uniformado, según la agencia de noticias ANF, está vestido de civil y dijo que solo pasaba por el lugar.

El ministerio de Gobierno señaló también que la persona herida responde al nombre de Saúl Panoso, funcionario público que fue afectado cuando los movilizados lanzaron piedras al viceministerio de Gobierno. 

Piden un detalle del llamado al diálogo

Luego de la nueva oferta que realizó el vicepresidente Álvaro García Linera de retomar las conversiones con los ministros para atender el pliego de 26 puntos de los cívicos, el dirigente de Comcipo, Jhonny Llally exigió que el Gobierno envíe una nota formal en la que se detallen las bases del diálogo.

A su vez, los cooperativistas mineros de Potosí dieron un ultimátum al presidente Evo Morales para que responda si firmará los compromisos que asuman los ministros con Comcipo, caso contrario, advirtieron que no permitirán que el Movimiento Al Socialismo (MAS) gobierne en esa región del país. 

“Si dicen ‘no’, nosotros nos vamos, retornamos a Potosí con la frente en alto, pero anunciando públicamente que no vamos a dejar que gobierne (el MAS) en el municipio y en la Gobernación. Esa es la decisión que hemos adoptado”, dijo el dirigente cooperativista Beto Ignacio, de acuerdo con radio Erbol.

Más temprano, García Linera había asegurado que Morales estaba comprometido a firmar los acuerdos entre los ministros y los dirigentes de Potosí.

Restos del conflicto en La Paz:,

n