Escucha esta nota aquí

Los guardias municipales, que se encontraban movilizados y en emergencia después del despido de algunos de sus efectivos, pusieron fin a las movilizaciones tras arribar a acuerdos con las autoridades de la comuna cruceña.

Los guardias, que además pedían 1.200 ítems y mejores condiciones para trabajar, lograron el compromiso de la Alcaldía de restituir a los despedidos y, entre otros, de mejorar el sueldo a los que tienen mayor antiguedad. A pesar de que este es un tema que compete al Ejecutivo municipal, la  presidenta del Concejo, Angélica Sosa, ofició como mediadora en el conflicto.

Otro de los pedidos de los uniformados es contar con una guardería  para sus hijos, el pago puntual del bono de alimentación y reforzar la Guardia Municipal.