Escucha esta nota aquí

Un estudio realizado por psicólogos de las Universidades de Padova en Italia, y Greenwich en Inglaterra, concluyó que los niños que leyeron los libros de Harry Potter, escrito por J. K. Rowlling, lograron desarrollar mayor empatía y tolerancia con gente desfavorecida, convirtiéndolos en mejores personas.

El estudio presentado en la revista "Journal of Applied Social Psychology", y citado por el diario ABC de España, afirma que estos efectos se producen debido a que aquellos que leyeron los libros identifican a Harry como un niño que no fue criado de forma aristocrática como los demás magos, y que por el contrario observan que muchos de los personajes privilegiados terminan siendo villanos. 

Según los especialistas, los lectores se identifican con Harry y todos los obstáculos que debió superar en el mundo mágico, una sociedad en el que las clases sociales están muy bien marcadas, permitiendo que exista un sentimiento de empatía.

Los investigadores han estudiado durante varios años a dos grupos de niños desde su paso por el colegio hasta su llegada a la universidad, logrando encontrar que aquellos que leyeron Harry Potter sean más receptivos con las personas rechazadas por la mayoría de la sociedad, como sucede por ejemplo con los inmigrantes.

"La historia nos permite sentir empatía hacia personas que llevan vidas diferentes a las nuestras", concluye el estudio.