Escucha esta nota aquí

El segundo estudio gubernamental de prevalencia y características del consumo de drogas en hogares bolivianos revela que el consumo de clorhidrato de cocaína en el país no supera el 1%, porque entre más de 9.000 encuestados, solo 90 personas admitieron haber consumido la droga.

El universo del estudio fueron las personas con edad comprendida entre los 12 y 65 años, residentes en 10 ciudades del país. La muestra inicial fue de 9.600 casos con un error muestral permisible de 1,5%. La muestra efectiva fue de 9.072 casos observados (94,5% de efectividad), que aproximadamente representan a 3.443.056 personas.

Para el experto en temas de coca y estupefacientes Franklin Alcaraz, no se puede afirmar si está bien o mal, “principalmente porque no incorpora en su análisis el grado de evasión, que debiera estar calculado. El primer estudio, de 2007, llegó a tener un 33% de avasión, ahora no lo sabemos”.

Complementó que no es lo mismo preguntarle a una persona por quién votará o si consume cocaína. “La mayoría de las personas lo ocultarán. Se requiere un tiempo más largo de entrenamiento para el encuestador y el encuestado”.

Reducción
El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, destacó que “si hay algo que debe preocuparnos a los bolivianos es que hay una fuerte tendencia, lo dice el estudio, en el consumo de alcohol y tabaco”.

Pero, complementó que “cuando se compara esta encuesta con la que se hizo en 2013 y se compara con los datos de 2007, se observa la disminución del consumo de drogas ilícitas”.

Mientras Bolivia tiene sus índices en porcentaje menor al 1%, en los países vecinos la prevalencia es más alta. Un informe de?Naciones Unidas indicaba en 2012 que Chile tenía una prevalencia de 4,9%, Argentina, 2,9 y Brasil, 2,2.

Cobija es donde mayores niveles de consumo se observa, le siguen Oruro y Santa Cruz. Del total de consumidores durante el último año, la gran mayoría se concentra en la capital cruceña y La Paz, y el resto de las ciudades aporta con porcentajes menores al 10% al total de consumos realizados.

Por género
Los varones reportaron haber consumido cocaína en mayor proporción que las mujeres. Los jóvenes entre 18 y 24 años muestran mayores tasas de prevalencia de consumo de cocaína. A ellos les siguen los adultos de entre 25 y 35 años, los adolescentes con edad comprendida entre 12 y 17 años y los adultos de 36 a 50 años.

No existen adultos mayores consumidores de esta sustancia. Los reportes no mostraron consumo diario de cocaína. Un 50% de todos los que consumieron en este periodo lo hizo una vez (cuatro personas, 40%), una sola persona consumió los 10 días (10%) y cinco (50%) consumieron 12 días en el último mes.

El 90% de los consumidores establece una relación de consumo sin trastorno y sin riesgo. El 2% de los consumidores admitió que ha desarrollado algún tipo de trastorno, ya sea leve, moderado o severo por esta droga, de acuerdo con el estudio gubernamental de prevalencia,