Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo este martes que la movilización que realizan los cívicos de Potosí está adquiriendo una connotación política, en la previa a la visita del papa Francisco a Bolivia. La autoridad afirmó que el Gobierno está presto al diálogo.

Este lunes, después de marchar once días desde Potosí, llegó a la ciudad de El Alto un grupo de cívicos potosinos. Los protestantes ingresaron cerca al mediodía a la sede de Gobierno exigiendo la atención gubernamental a su pliego departamental de 26 demandas, entre los que se exige el cumplimiento de varias promesas como proyectos viales para el departamento y la generación de proyectos económicos.

Esto adquiere una connotación política, más aún en el contexto de la visita del papa Francisco. El camino del diálogo nunca se debe cerrar, pero también la dirección de la movilización no debería politizarse, hay que despolitirzarla”, indicó Romero.

La autoridad añadió que el Gobierno nunca descartó manejar la agenda del vicario de Cristo en un escenario en las que se puedan registrar conflictos locales o regionales.

Otra movilización

Los mineros cooperativistas de Bolivia han amenazado al Gobierno con realizar protestas durante la estadía del sumo pontífice en el país si no atienden su pliego petitorio, ante esta situación Romero afirmó que las demandas del sector fueron atendidas al 50%.

Se instalará una mesa de diálogo con el ministro de minería (César Navarro) y estaremos dispuestos a apoyar”, afirmó.