“El Señor nos ha convocado al Cristo Redentor para dar un mensaje para que el pueblo boliviano se arrepienta y busque su rostro”, expresó Fanny Jiménez, dueña de la joyería Andrea, que ayer presentó la cruz latina con el propósito de que sea entregada al papa Francisco durante su visita al país.

Jiménez explicó que se trata de una cruz hecha con 35 gramos de plata y mide 75 milímetros de alto por 57 mm de ancho, posee una base de 11 milímetros y lleva una piedra bolivianita.

Elaborar esta pieza llevó dos meses y fue inspirada en el templo de Concepción. Tiene tallado los símbolos barroco chiquitano.

“Se analizó cuál sería el mejor regalo que le demos al enviado de Dios, un regalo que encierre el sentimiento de un pueblo, su historia y su cultura, y así fue que decidimos inspirarnos en la cruz latina, porque el plano de la ciudad de Concepción cuando llegaron los jesuitas era una cruz y alrededor se asentaban las misiones.

Esta cruz se llama la cruz latina; es el símbolo de la cristiandad”, explicó Jiménez, agregando que hay una relación íntima del santo padre con la orden jesuita, a la cual él pertenece.

Mientras tanto, Daniel Delgado, jefe de gabinete de gobernación cruceña, señaló al respecto que la propuesta aún no ha sido considerada por el ente departamental.

Organización

En el marco de la organización del encuentro de los movimientos populares, donde asistirá el papa, anoche se realizó la tercera reunión de las organizaciones afiliadas a la Central Obrera Departamental, informó la asambleísta del MAS Maribel Castillo.

En el encuentro participarán 1.500 delegados de diferentes países. Tocarán temas referidos a tierra, techo y trabajo.

Además, los derechos de la madre tierra y la integración con soberanía de los pueblos. El evento se iniciará el 7 de julio y las plenarias serán en el complejo Santa Rosita