Escucha esta nota aquí

El presidente de Estados Unidos busca la consolidación del pacto nuclear alcanzado entre su país, Irán y otras potencias de occidente (Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) el mes pasado en Viena (Austria). 

El Congreso del país del norte debe considerar -hasta el 17 de septiembre- una resolución de aprobación o rechazo al convenio alcanzado. De ser negado, Obama ya no tendría la potestad de suspender las sanciones contra Irán.

En este debate hay dos posiciones: la que respalda el acuerdo y la que busca anularlo y retomar las sanciones contra los iraníes. Ésta última es la postura de los republicanos que tienen mayoría en el Congreso.

La sorpresa la ha dado uno de los senadores demócratas: el judío Charles Schumer - del mismo partido de Obama - ha anunciado que se opondrá al acuerdo y a su postura podrían sumarse otros legisladores.

“Rechazaré el acuerdo no porque crea que la guerra es una opción viable o deseable, ni para desafiar el camino de la diplomacia. Lo haré porque creo que Irán no va a cambiar y que con este acuerdo será capaz de lograr su doble meta de eliminar las sanciones y retener su poder nuclear y no nuclear”, explicó Schumer.

Lee más: Estos son los 13 puntos del acuerdo con Irán

Por su parte, el presidente ha anunciado que vetará una resolución negativa. Pero el Congreso puede imponerse al veto con mayoría de dos tercios, por lo cual resulta preocupante para Obama que legisladores demócratas voten en contra y ya uno (Schumer) anunció que lo hará.

El Congreso tiene hasta mediados de septiembre para manifestarse sobre el acuerdo. El presidente advirtió el pasado miércoles que "si se rechaza el acuerdo con Irán, habrá guerra".