Escucha esta nota aquí

El cuerpo del hombre muerto en un hotel alojamiento de la localidad de Flores (Argentina) pertenece al periodista, que estaba desaparecido, según reconoció la madre de la víctima en la morgue judicial. Se trata de Martín Licata, quien era buscado desde el sábado. Ese día entró al albergue con una mujer. Su madre lo reconoció por una cicatriz.

El episodio se registró en un albergue transitorio sobre la calle Ramón Falcón al 3000, entre José Martí y Quirno. Según fuentes policiales, el cuerpo fue hallado dentro de la habitación por personal de limpieza: estaba maniatado y con una trenza de goma sujetada a un trozo de madera alrededor del cuello, lo que hizo suponer que lo habría utilizado como un torniquete.

En consecuencia, los investigadores buscan a una mujer de unos 25 años que lo acompañaba para determinar si el asesinato se trató de un “juego sexual”. Los testigos indicaron que habían arribado al lugar a las 11.30 y que la joven se retiró sola dos horas después, sin dar aviso de lo sucedido.

Ayer, los investigadores le pidieron a la madre de Licata que los acompañara a la morgue, donde reconoció el cuerpo, el cual tiene una cicatriz en el abdomen. Los peritos, por su parte, lo reconfirmaron a partir de las huellas dactilares guardadas en el Registro Nacional de las Personas (Renaper).