Escucha esta nota aquí

La ‘batalla’ por ocupar un lugar en la portería de Boca Juniors entre Agustín Rossi y Carlos Lampe empezó. En ese sentido, el joven argentino (23) está listo para sacar chapa y demostrar los credenciales que lo llevaron a consagrarse bicampeón del fútbol argentino bajo los tres palos de la Bombonera. “Todos tenemos la posibilidad de jugar”, comentó el guardameta en entrevista con Fox Sports.

A 14 días para la semifinal de la Copa Libertadores frente a Palmeiras de Brasil, la gran incógnita que se plantean hinchas y periodistas en el mundo Boca es la duda entre Rossi y Lampe. Solo hay espacio para uno y, por ahora, para el técnico Guillermo Barros Schelotto el titular es el porteño.

Ayer, después del primer entrenamiento de Lampe en Casa Amarilla, Rossi tomó el micrófono de Fox Sports y habló por primera vez del momento que vive por las críticas hacia su persona. El ‘1’ comentó que habló con el ‘Mellizo’ y que este le dio su respaldo. Además, dejó en claro que jamás pensó en tirar la toalla cuando llegó Esteban Andrada (lesionado). Agustín -de 23 años- también se refirió a la llegada del boliviano Lampe, quien estará hasta diciembre en Boca y que peleará con su persona por la titularidad.

“Hoy le dimos la bienvenida a Carlos y le explicamos lo que significa esta institución. Siempre vamos a tirar para el mismo lado y todos tenemos la posibilidad de atajar, nosotros estamos para mejorar día a día y la decisión dependerá del entrenador”, comentó.

El mismo pensamiento tiene Lampe, que en más de una ocasión expresó que peleará con Rossi por un lugar. Cuando arribó a Buenos Aires, el meta de la selección boliviana elogió a su nuevo compañero y dejó en claro que Agustín “es un gran portero” y que habrá una “competencia sana” entre ambos futbolistas.

Pese a que Rossi cuenta con la confianza de Guillermo, el clamor popular de la gente se volcó casi por completo con Lampe. En una encuesta realizada por el diario Olé de Argentina, el boliviano es el preferido de los hinchas xeneizes para jugar ante Palmeiras, en el duelo de ida de la Libertadores.

Bicampeón

Se inició en Chacarita, pasó por Estudiantes de la Plata y solo 11 partidos en Defensa y Justicia le bastaron a Agustín Rossi para que Boca Juniors pusiera los ojos en él. A sus 21 años fue fichado por uno de los grandes de su país para que compitiera con Axel Werner ante la lesión de Guillermo Sara. Sus actuaciones dejaron conformes a los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Scheletto, pues con Rossi en la portería, Boca logró el bicampeonato de la Superliga Argentina.

Las actuaciones en los últimos clásicos ante River Plate, que terminaron con derrota del xeneize, y las fallas notorias en partidos importantes, le pasaron factura al joven portero, que pasó al banco de suplentes tras el fichaje de Esteban Andrada, proveniente de Lanús.

Andrada espera recuperarse para disputar una posible final

Después de confirmarse su ausencia para las semifinales de la Copa Libertadores, el portero Esteban Andrada trabaja pensando en recuperarse lo más antes posible para, en el mejor de los casos, llegar a disputar una hipotética final siempre y cuando el conjunto xeneize avance de instancia en el torneo.

Andrada, que sufrió una fractura en la mandíbula en el duelo de ida ante Cruzeiro, fue operado con éxito y el parte de los médicos fue que el golero debe estar por lo menos dos meses fuera de competencia, dejando a Boca solo con Agustín Rossi (hasta la llegada de Carlos Lampe).

El exjugador de Lanús pretende acelerar el tratamiento y regresar a jugar cuanto antes. En caso de que Boca avance, quiere ser una opción para el entrenador Guillermo Barros. Además, si logra recuperarse está latente la participación en el Mundial de Clubes, si Boca logra el título de la Copa.

Andrada le costó cinco millones de dólares al xeneize, fue una de las incorporaciones para este semestre, pero terminó lesionado tras un choque con el brasileño Dedé. Por ahora, su evolución es favorable y el golpe en el maxilar inferior quedó en el pasado. Esteban peleará con Lampe y Rossi una vez esté listo para regresar al gramado.