Escucha esta nota aquí

Lily Allen saca todos sus trapos a la luz. A menos de tres semanas del lanzamiento de su libro autobiográfico My thoughts exactly (Mis pensamientos exactamente), la cantante británica ha decidido darle un pequeño adelanto a sus fans. Junto a una fotografía en la que se ve a la artista sosteniendo una botella de alcohol, la autora de Smile ha utilizado su cuenta en Instagram -donde acumula casi un millón de seguidores- para hacer un comunicado: "Dormí con acompañantes mujeres cuando estaba de gira, porque estaba perdida y sola y buscaba algo". 

La cantante, de 33 años, que en el momento se encontraba casada con el constructor y decorador Sam Cooper, asegura que estaba pasando por una etapa muy oscura en su vida debido al declive de su matrimonio, y que si bien no se siente orgullosa de lo que hizo, tampoco está avergonzada. "Ya no lo hago", agregó. 

 

Además, Allen destacó que la razón por la que decide hablar antes de la publicación de su libro se debe a una filtración que se hizo al diario británico The Daily Mail. Junto a la fotografía colgada en sus redes sociales, la artista incluye un mensaje. "Todos han firmado un contrato de confidencialidad, por lo que es definitivamente un quebrantamiento del contrato". Por esta razón, Allen ha decidido "avisar" a sus seguidores sobre el contenido del libro porque, en su opinión, los diarios "lo harán sonar peor de lo que fue". 

Durante una entrevista para Yahoo Be, a la pregunta de qué había sido lo más vergonzoso que había visto, respondió que "a James Blunt practicando sexo con alguien en su cuarto del Chateau Marmont de Los Ángeles". Y acto seguido añadió que "no es que sea vergonzoso tener relaciones sexuales con James Blunt, es solo que sucedió en el vestíbulo de mi habitación".

El libro no esconde ni un ápice de cómo es y cómo ha sido la artista. "Esta soy yo: Lily Allen. Soy una mujer. Soy madre. Fui una esposa. Bebo. He tomado drogas. He amado y he sido decepcionada. Soy un éxito y un fracaso", dice ha escrito la autora. "No estoy orgullosa, pero no me avergüenzo", sentencia.

Anteriormente la cantante había admitido tantear la idea de recurrir a la heroína cuando su matrimonio se derrumbó porque era muy infeliz. Sin embargo, a pesar de haber logrado frenar su impulso a esta droga, se acercó a otro tipo de distracción: el sexo. "Después de mi divorcio seguí teniendo sexo con otros hombres para llenar el vacío. Estaba totalmente fuera de control", admite.

La artista se casó con Cooper en 2011 y tuvieron dos hijas juntos: Ethel, de seis años, y Marnie, de cinco. Tras muchos rumores, la pareja confirmó en 2016 que estaban separados y a principios de este 2018 finalizaron el trámite de divorcio. Actualmente, ambos comparten la custodia de sus dos hijas y la cantautora de Not Fair dice mantener una relación "amigable" con su ex.  

El 20 de septiembre será el lanzamiento oficial del libro de la artista, y varios familiares y compañeros de la industria están inquietos por lo que la cantante haya podido escribir de ellos. Su padre, el actor Keith Alle, expresó su preocupación en los últimos días. "‘Es difícil, va a ser muy difícil. Para ella el abandono de la familia es algo muy importante", dice el comediante, quien se separó de la madre de la cantante cuando ella apenas tenía cuatro años. 

Si bien la artista siempre fue conocida por reflejar su vida personal a través de sus canciones y por decir lo que piensa, este libro sin duda traerá algunas sorpresas.