Escucha esta nota aquí

El conservador Andrzej Duda fue elegido el domingo presidente de Polonia con el 53% de los sufragios, derrotando al jefe de Estado saliente de centroderecha, Bronislaw Komorowski, quien obtendría el 47%, según una encuesta realizada a boca de urna.

La victoria de este jurista de 43 años de edad, que tendrá que ser confirmada oficialmente el lunes, podría abrir la vía al regreso al poder de su mentor intelectual, el euroescéptico Jaroslaw Kaczynski, jefe del partido conservador y populista Derecho y Justicia (PiS), en ocasión de las elecciones legislativas previstas para el otoño.

Komorowski reconoció inmediatamente su derrota y felicitó a su adversario. "Queridos amigos, no lo logramos esta vez. Los ciudadanos de una Polonia libre y democrática lo decidieron así", declaró el presidente saliente, quien deseó a su sucesor "un buen mandato presidencial".

En el cuartel general de Duda, el anuncio fue acogido con una explosión de alegría de sus simpatizantes, que coreaban su nombre.

El vencedor, que agradeció a Komorowski sus palabras, también dio las gracias a quienes votaron por su candidatura expresando el deseo de que "sean aún más en las próximas elecciones".

"Quienes votaron por mí lo hicieron efectivamente por el cambio. Estoy profundamente convencido de que estamos en condiciones de reconstruir la comunidad nacional en nuestro país, que podemos juntos recuperar este país", añadió.

"Presidente de todos los polacos"

Duda, quien se dijo "abierto al diálogo", espera que al final de los cinco años de presidencia se pueda decir que fue "el presidente de todos los polacos".

Este eurodiputado del PiS, casi desconocido antes de la campaña, fue el candidato de su partido, mientras Komorowski, de 62 años, contaba con el apoyo del partido liberal Plataforma Cívica (PO), en el poder en los últimos ocho años.

Los poderes del jefe de Estado son relativamente limitados en Polonia, pero la cohabitación del joven conservador con el gobierno del PO de Ewa Kopacz podría revelarse difícil, ya que ambos partidos tienen políticas divergentes.

Durante la campaña, el futuro presidente de Polonia se comprometió a reducir la edad de jubilación a los 65 años y a bajar los impuestos, unos proyectos competencia, no obstante, del gobierno y del parlamento.

Respecto a la política exterior, el político euroescéptico dijo simplemente que defendería los intereses nacionales de los polacos. Sin embargo, los expertos prevén posibles tensiones con la Unión Europa, cuyo Consejo está presidido actualmente por el ex primer ministro liberal polaco Donald Tusk.