Escucha esta nota aquí

El presidente sirio, Bachar al Asad, afirmó este miércoles que es necesaria la voluntad política para luchar contra el terrorismo, en una reunión en Damasco con un grupo de diputados franceses, la primera visita de este tipo en cuatro años tras la ruptura de los lazos diplomáticos.

Un portavoz de la Presidencia siria explicó, tras el encuentro, que el mandatario hizo hincapié en el apoyo de su país al desarrollo de las relaciones con todos los estados, teniendo siempre como base el respeto a la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos.

Durante la reunión, Al Asad y los parlamentarios galos analizaron "el reto que supone (luchar contra) el terrorismo al que hacen frente los países árabes y europeos", indicó la fuente.

Voluntad política 


El presidente sirio también afirmó que "la lucha antiterrorista requiere de una voluntad política genuina y de una fe verdadera en que los intereses mutuos afectan a toda la región", según el portavoz.

Además, Al Asad consideró que si existe dicha disposición política "se verá pronto un resultado positivo tangible".

El portavoz de la Presidencia siria subrayó que la delegación francesa destacó durante el encuentro la importancia del intercambio de información entre los estados.

Lucha contra el terrorismo incumbe a Europa

Asimismo, le dijeron a Al Asad que el interés de Francia es cooperar con Siria en la lucha contra el terrorismo, que, a su juicio, no supone solo una amenaza para Oriente Medio, sino también para Europa, según la fuente oficial siria.

La delegación está encabezada por Gerard Bapt, diputado del Partido Socialista, e incluye a parlamentarios de las cámaras Alta y Baja.
El Ministerio francés de Exteriores ha afirmado que este viaje es una visita independiente y nada tiene que ver con su Gobierno.

El 5 de junio de 2012, Siria declaró personas no gratas a los embajadores de España, Estados Unidos, el Reino Unido, Turquía, Francia, Italia y Suiza, además de a diplomáticos de varios países europeos y americanos que habían hecho lo mismo con los representantes sirios en su territorio, en protesta por una supuesta matanza en la localidad de Hula.

Desde entonces, la legación diplomática gala ha permanecido cerrada.