Al atardecer del sábado el cardenal Julio Terrazas fue ingresado a la clínica Incor por un decaimiento en su salud, entonces se esperaba que en un par de días fuese dado de alta pero continúa internado, pese a que este martes ha mostrado una leve mejoría.

Su médico de cabecera, Herland Vaca Díez, ha informado que la salud del religioso ha mejorado levemente, aunque todavía es de cuidado. “Los glóbulos blancos han aumentado, se están normalizando. La bilirrubina también ha descendido y por la diálisis, la úrea y la función renal se está normalizando”, dijo el médico.

Estás son buenas noticias dentro del delicado estado de salud del prelado, indicó Vaca Díez, “aunque todavía no se puede cantar victorias”. Hoy le realizarán tomografías de tórax y abdomen para determinar el foco de infección que produjo el decaimiento en la salud de Terrazas, quién sigue alimentándose vía intravenosa y por sondas.