Escucha esta nota aquí

Madrid, España

Cada día son más los deportistas veganos que se dedican a la práctica deportiva de alta competencia. En los últimos tiempos, esta tendencia ha aumentado debido a los resultados que obtienen, especialmente, aquellos atletas que han tenido éxito en su deporte  y publicitan sus estilos de vida.

Sin embargo, estos seguidores deben tener cuidado ya que las dietas veganas mal construidas pueden predisponer a deficiencias  de macronutrientes y micronutrientes en las personas que se dedican al deporte.

Uno de los nutrientes críticos en los veganos es la proteína: la proteína vegetal es incompleta y su asimilación es menor. Por ello, es recomendable el consumo combinado de granos, legumbres, nueces y semillas para conseguir una proteína de alta calidad que apoye los procesos de recuperación y adaptación a los entrenamientos.

Otro de los macronutrientes que requiere una especial atención es la grasa. Las dietas veganas son bajas en grasas saludables, como el Omega 3 (presente en pescados y mariscos), muy importante para disminuir la inflamación. En este sentido, se debe realizar una suplementación adecuada a través de las cápsulas de Omega 3.

Otra de las preocupaciones en las dietas veganas es el consumo inadecuado de micronutrientes, como hierro, vitamina B12, zinc, calcio, yodo y vitamina D.

La deficiencia de estos nutrientes puede traer consecuencias perjudiciales para el deportista, tales como anemias, disminución de energía, crecimiento y desarrollo físico y mental, además de disminución del rendimiento. En este sentido, se debe realizar exámenes de laboratorio con frecuencia, mensualmente hasta corregir las deficiencias  y cada seis meses una vez que los parámetros bioquímicos estén estabilizados. Estos análisis permiten controlar el estado de salud del sujeto y adecuar la suplementación a las necesidades individuales del atleta.