Escucha esta nota aquí

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, alertó este martes que 20 áreas protegidas de las 22 que existen en Bolivia, están en riesgo por la exploración petrolífera, hidrocarburífera y minera.

El anuncio lo hizo a propósito de la celebración de la cumbre climática en Cochabamba, donde el Gobierno se comprometió a proteger la madre tierra. 

Manifestó que el interés por encontrar recursos no renovables como el petróleo y el gas impulsa proyectos de “crecimiento de ultranza”, es decir, que se realizan sin importar el costo, los retos ni las opiniones.

“La Pachamama está pasando factura a esta administración de Estado como también a las otras, no podemos hipotecar los recursos naturales no renovables y dejar sin acceso a las siguientes generaciones a éstos”, sostuvo Villena.

Las áreas protegidas en riesgo por exploración de petróleo, gas, minería, hidroeléctricas son Madidi, Manuripi, Apolobamba, Pilón Lajas, Noel Kempff, Cotapata, Isiboro Sécure, Tunari,Carrasco, Amboró, San Matías, Toro Toro, El Palmar, Iñao, Aguarague, EBB, Kaa Iya, Otuquis, Sama y Tariquia.

Por otra parte, los parques que estarían fuera de peligro son el Eduardo Abaroa y el Sajama.

El Defensor expresó que hace falta el acceso a la información a las comunidades como a la población en general sobre los procesos de las consultas previas a las comunidades.

A su juicio, las consultas previas no se ejercen y los mecanismos de compensación no se asumen con responsabilidad con los pueblos indígenas.