Escucha esta nota aquí

Evo Morales decidió ‘blindarse’ para iniciar su tercer mandato. Ayer posesionó a su nuevo gabinete de ministros, removiendo a 13 de sus colaboradores y ratificando a ocho. Entre las nuevas autoridades destacan varias promociones de jóvenes y, sobre todo, la ausencia de invitados. El MAS, tras nueve años en el poder, ha comenzado a promover a sus propios cuadros con miras a un periodo difícil.

“Este gabinete, por encima de lo jurídico y de lo económico, es un gabinete político, compañeras y compañeros. Aquí hay que responder políticamente frente a las agresiones internas y externas”, dijo Evo Morales al finalizar el acto de posesión en el hall de Palacio Quemado.

Este es un gabinete con fuerte acento paceño. Nueve de los ministros nacieron en la sede de Gobierno. Otros seis son oriundos de Cochabamba, dos son cruceños, dos potosinos, un tarijeño y una chuquisaqueña. También bajó la cuota femenina al 34% y, pese a que Morales no confía en los abogados, ocho ministros son formados en Derecho.

Fue un día también para ver la influencia de los ‘pesos pesados’ del Gobierno. El vicepresidente Álvaro García Linera y los ministros David Choquehuanca y Luis Arce Catacora pusieron a varios colaboradores como titulares de cartera, mientras que la influencia del senador Carlos Romero se desvanece, al no ser ratificados dos ministros cercanos a él.

Además de Choquehuanca (Canciller) y Arce (Economía), fueron ratificados Juan Ramón Quintana (Presidencia), Nemesia Achacollo (Desarrollo Rural), Tito Montaño (Deportes), Pablo Groux (Culturas), Roberto Aguilar (Educación) y César Navarro (Minería). Ingresaron al gabinete Hugo Moldiz (Gobierno), Jorge Ledezma (Defensa), Gonzalo Orellana (Planificación), Luis Alberto Sánchez (Hidrocarburos), Verónica Ramos (Desarrollo Productivo), Milton Claros (Obras Públicas), Virginia Velasco (Justicia), Arianda Campero (Salud), María Alexandra Moreira (Agua), Hugo Siles (Autonomías), Tatiana Valdivia (Transparencia) y Marianela Paco (Comunicación).

La tarea por hacer
Morales asignó tarea desde el primer día. Les pidió ponerse a trabajar en la ‘Agenda Patriótica’ y sus perfiles se aplican a esta necesidad. Por ejemplo, para Obras Públicas buscó un ingeniero civil que ha comandado la administradora de aeropuertos Sabsa.

En el ala ecónomica del gabinete todo parece haber quedado en manos de Arce.

En De-sarrollo Productivo colocaron a Verónica Ramos, hija del último prefecto de La Paz y exgerente del Banco de Desarrollo Productivo. Su reto es diversificar la economía a través de créditos para el sector productivo. Mientras tanto, Arce asegura que se seguirá creciendo a buen ritmo, que el país ya afrontó otras crisis y que no le asusta la caída de los precios del petróleo.

Llama la atención que en Planificación y Medio Ambiente estén dos profesionales con visión ecologista. Orellana ha participado en varios foros defendiendo una visión de desarrollo equilibrado, mientras que Moreira fue jefa de gabinete de Choquehuanca. Pero tal vez la mayor sorpresa fue la de Moldiz. El abogado y periodista se define como un militante comunista y continuará el trabajo iniciado por Carlos Romero en la cartera de Gobierno.

Morales proporcionó directrices para salir bien de sus cargos: no mientan, busquen al pueblo, trabajen y sean puntuales