Escucha esta nota aquí

A la gente que chicoteó un muñeco que simbolizaba al presidente en La Paz y a los que arrojaron flores y cargaron un ataúd que representaba la muerte de las autoridades en Santa Cruz, para expresar su rechazo por lo que consideran una vulneración de la Constitución y falta de respeto a su voto, se sumó gente de otros departamentos e incluso fuera del país que también quiso expresar su indignación. 

De esta manera, los ciudadanos, en su gran mayoría autoconvocados a través de redes sociales y prescindiendo de líderes tradicionales, salen a las calles para tomar las acciones que exigen a sus autoridades y les aseguran que ellos también pueden organizarse y tomar medidas. 

Hechos, medidas contundentes, es lo que exigen; un paro cívico era la consigna que perseguían los movilizados en Santa Cruz y que esperan irradiar al resto.