Después de cuatro días de marcha y más de un mes de movilizaciones las ministras de Salud y Justicia, Ariana Campero y Virginia Velasco, respectivamente, se trasladaron a tempranas horas de este jueves a la localidad de Parotani a 35 km de Cochabamba para entablar diálogo con las personas con discapacidad que exigen un bono mensual de 500 bolivianos.

"Hemos venido hasta aquí desde el Gobierno para dialogar con los compañeros de diferentes organizaciones de discapacitados. Estamos acá para escucharles, para dialogar y tomar las decisiones con relación al pliego petitorio (del sector)", indico Velasco al solicitar a los dirigentes movilizados la exposición de sus demandas.

Por otra parte, la autoridad en salud informó que en la reunión se explicarán los avances en la atención a las demandas de las federaciones de discapacitados de La Paz, Oruro y Cochabamba.

"No vamos a incorporar a personas o dirigentes de diferentes instituciones que no representan a las personas que están en situación de discapacidad", dijo Campero.

El miércoles pasado el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, dijo que el Estado solo cuenta con un presupuesto anual de 40 millones de bolivianos para este sector razón por la cual la atención de la demanda del sector superaría el techo presupuestario establecido mediante una normativa legal.

Arce además lamentó la inasistencia de los movilizados a la mesa de trabajo que fue instalada en la ciudad los días lunes y martes, informó que trataron la problemática de los discapacitados, en relación a salud, educación y vivienda.

"No solo el bono resuelve su calidad de vida", sostuvo Arce, quien dijo que la marcha hacia la ciudad de La Paz estaba integrada por un solo grupo de personas.
?