Por cuatro días, a partir de este jueves y hasta el domingo, el Municipio de Santa Cruz sancionará el consumo y venta de bebidas alcohólicas al igual que la difusión de música en vivo y el uso de equipos de sonido, para garantizar el "regocijo espiritual por Semana Santa". El endurecimiento de la norma ha provocado críticas desde algunos sectores, especialmente músicos y dueños de locales, pero es defendida desde el Concejo, donde fue aprobada la semana pasada. 

La concejal Loreto Moreno de Santa Cruz Para Todos (SPT), partido gobernante en el Municipio, aseguró que se quiere "promover el respeto espiritual" en la población, debido a que desde hace algún tiempo se están perdiendo algunas buenas costumbres que eran parte del pueblo cruceño. "Antes no se tomaba, no se escuchaba música, se esta perdiendo el respeto", afirmó en contacto con EL DEBER. 

Ronald Subirana, vocalista y compositor de Querembas, expresó su desacuerdo a través de Facebook. En un post, señala que la norma "vulnera al menos dos derechos humanos", la libertad de culto y el derecho al trabajo. 

La Ley Municipal 245, según señala un boletín del Concejo Municipal emitido el pasado 18 de marzo, prohíbe específicamente todo tipo de conjuntos musicales, entre ellos bandas y mariachis.

Subirana, aclara que su protesta no tiene que ver con el tema de la "ley seca", sino por lo que considera como una afectación a los derechos de los músicos que quieren trabajar estos días. 

"Soy ateo, pero vivo en un "país laico" que no respeta mis derechos, ni siquiera el derecho al trabajo (cuantos músicos están sin trabajo esta semana?). No bebo, no me quejo porque desee hacerlo, me quejo porque es una ley que discrimina mi posición filosófica ante la vida", escribió en Facebook. 

También hay descontento entre los dueños de locales que tienen durante el fin de semana su mayor fuente de ingreso, y a los que el cierre de cuatro días, no pueden ni vender bebidas ni colocar música, los afectarán económicamente.

José Alberto Andrade, propietario del "Bar de los 80", que se encuentra en la plaza 24 de septiembre, explica que ya el mes pasado tuvieron que enfrentar un fin de semana sin atención al público debido a la realización del referendo. "Se tiene que pagar alquiler, sueldos, cerrar casi una semana es un perjuicio".

Andrade considera que los legisladores deberían pensar en la gente que trabaja en estos lugares, como es el caso de los meseros que mejoran sus ingresos gracias a las propinas o los músicos que tocan en estos locales. "Esperemos que se pueda flexibilizar en algo", señala.

Jaime Hurtado, propietario de San Bartolo, pub ubicado en la calle Mercado, considera que la medida es correcta, aunque pudo ser un poco menos dura. "Tiene una buena razón y la acataremos por completo, aunque nos hubiera gustado que sea solo dos días". 

El concejal de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Jesús Cahuana, reconoce que la prohibición "efectivamente afecta económicamente" a la gente que tiene negocios vinculados al entretenimiento, pero que se aprobó con la intención de respetar a la gente que estos días participa de una celebración religiosa. 

Cahuana, se pone como ejemplo, y señala que incluso él se verá afectado porque tiene un local de venta de comida que debe seguir estrictamente las prohibiciones desde el jueves hasta el domingo. "Por un día (que se acate la ley) no vamos a hacernos pobres", concluye, en contacto telefónico con EL DEBER.  

El concejal informó que la Ley de "regocijo espiritual", fue propuesta desde la Presidencia del Concejo, y fue aprobada sin observación alguna de los miembros del órgano deliberante.

En el caso del departamento de Santa Cruz, a diferencia de otros años, se decidió no dictar auto de buen gobierno para estas fechas, según explicaron los responsables de comunicación de la Gobernación. 

Lo que dice la norma

Según información brindada por el Concejo Municipal, la norma "prohíbe el expendio y consumo de bebidas alcohólicas, la apertura y funcionamiento de locales públicos de tipo bares, cantinas, karaokes, conjuntos musicales, equipos de sonido, bandas, mariachis, equipos portátiles de sonido y otros similares, a partir de las cero horas del día jueves 24 de marzo hasta las cero horas del día domingo 27 de marzo".