Escucha esta nota aquí

El vicepresidente Álvaro García Linera arremetió ayer contra el sistema judicial e insistió en la necesidad de introducir cambios en una justicia lenta y corrupta. En su criterio, “un tribunal huele a azufre a 10 cuadras de distancia”.

El vicepresidente insistió en que el sistema judicial “está muy mal” porque no hay una justicia rápida, barata, ni con equidad. A su juicio, estas tres grandes deficiencias son fruto de la corrupción.

Según García Linera, se debe erradicar la retardación y la corrupción de la justicia con una serie de reformas constitucionales que sean propuestas por las instituciones y la sociedad en una cumbre de justicia anunciada para este año.

Por su lado, el presidente nacional del Colegio de Abogados, César Cabrera, dijo que es necesario hacer referencia a las formas en que se manifiesta esa crisis judicial, para luego examinar las causas y perfilar las posibles soluciones. /ABI