Escucha esta nota aquí

El derrumbe el lunes de una represa hidroeléctrica en construcción en Laos, que sumergió al menos seis aldeas de este pequeño país pobre del sudeste asiático, causó varios muertos y cientos desaparecidos.

 

Hay "varios muertos y cientos de desaparecidos", anunció la agencia oficial de Laos.

 La represa está situada en el afluente del Mekong en la provincia de Attapeu (suroeste), cerca de la frontera con Vietnam. Se derrumbó el lunes en la noche, liberando 5.000 millones de metros cúbicos de agua, el equivalente a más de dos millones de piscinas olímpicas.

 

Unas 6.600 personas estaban damnificadas el martes en la noche y las autoridades intentaban evacuarlas de la zona del siniestro.

 

El papa Francisco expresó su "solidaridad a todos los afectados por este desastre" y dijo que rezaba "especialmente por el descanso de los difuntos, la curación de los heridos y el consuelo de todos los que lloran la pérdida de sus seres queridos y que temen por la vida de los que aún están dispersos", dijo en un mensaje.

 

Desde Tailandia, país vecino, enviaron un refuerzo de socorristas, pero la zona afectada está rodeada de una selva muy densa, lo que podría complicar las operaciones.

 

"El proyecto hidroeléctrico Xe-Pian Xe-Namnoy se derrumbó", confirmó la empresa Xe Pian-Xe Namnoy Power Company (PNPC), encargada de la construcción de la represa. "El accidente fue causado por las continuas lluvias que hicieron que se acumularan grandes cantidades de agua", agregó.

 

Decenas de viviendas en la zona inundada quedaron totalmente sumergidas, mostraron imágenes aéreas filmadas por equipos de rescate.

 

Otras imágenes difundidas por la agencia oficial de Laos muestran a decenas de personas, entre ellos niños, amontonados en barcazas.

Tags