Escucha esta nota aquí

-¿Puede describir la situación del mercado boliviano de los últimos tres meses de 2017 en comparación al mismo periodo del 2016?
- El mercado boliviano está alimentado por la importación de aproximadamente 60.000 vehículos por año, con una distribución de 76,11 % de unidades nuevas (del año o del siguiente año) y 23,89% de unidades antiguas de acuerdo a normas vigentes. La evolución de las importaciones entre el 2016 y el 2017, mostró que los vehículos nuevos se incrementaron en un 13,88% (de 46.604 unidades a 53.074) y los vehículos antiguos se incrementaron de 11.059 unidades el año 2016, a 12.682.

Fuente: CAB


-¿Cuál fue el segmento que registró el mayor crecimiento?
-Las SUV (jeep y vagonetas), tuvieron un crecimiento de 18,51% en nuevas y 9,68% en antiguas, con un incremento total (nuevas y antiguas) el 2017 de 3.054 por encima de las 17.782 unidades del año 2016, alcanzando un total de 20.836 SUV. El segundo segmento de mayor crecimiento absoluto, fue el de automóviles (entre sedán y hatchback), se incrementaron el 2017 en 3.563 unidades por encima de las 16.384 del 2016 (más que las SUV), sin embargo, solo alcanzaron a 16.384. Su evolución, fue de un crecimiento de 29,61% en nuevos y 20,42% en antiguos.

Fuente: CAB
Fuente: CAB

 

-¿Puede brindar algunas estadísticas de venta de vehículos de transporte de carga (camiones, tracto camiones y camiones pequeños), referido a los últimos tres meses de 2017 comparado al mismo periodo de 2016?

-Los camiones, tuvieron un crecimiento importante del 14,44% en unidades nuevas, esto significa que aquellas empresas que requieren la cobertura de la garantía del proveedor, ha primado por tratarse de un instrumento importante de trabajo. El 2017 el total de unidades importadas (nuevas y antiguas, alcanzó un total de 2.865 unidades, siendo notoria la caída de las unidades antiguas en un 28,87% con tan solo 606 unidades con antigüedad entre 1 a cinco años que está permitido para este segmento. Distinto fue el comportamiento de tracto-camiones, que de las 221 unidades nuevas importadas durante el año 2016, cayeron a tan solo 122 unidades durante el año 2017. En antiguas, el 2017 hubo un incremento del 2,59% con 9 unidades por encima de las 1.429 del año 2016. Este segmento de camiones pequeños, muy útiles en todo emprendimiento, comercio e industria, alcanzó el 2017 un volumen de 1.125 unidades (entre nuevos y antiguos). Las unidades nuevas, crecieron en un 13,79%, alcanzando a 1,040, sin embargo las antiguas cayeron en un 5,56% con relación a las 90 unidades importadas el 2016. Este es un segmento que requiere mucho del respaldo del proveedor y de las garantías otorgadas por el servicio que prestan.

Fuente: CAB
Fuente: CAB
Fuente: CAB

-¿Cuál es la situación del mercado de las motocicletas?

-El mercado de motos se encuentra concentrado en aquellas que sirven de trabajo llamadas “panaderas”, cuya cilindrada es de 100 cc y 250 cc. Ingresaron durante el 2017, 52.440 motos de esta cilindrada, del total de 54.2017 que fueron importadas en total, o sea el 96,74%. La misma proporción comprende el origen de las motos que es China. Del total de las 54.207 unidades importadas, 49.294 fueron nuevas, del año, equivalentes al 90,94%, luego 3.310 unidades (6,10%), tienen antigüedad comprendida entre 1 y tres años y finalmente 1.603 unidades  simplemente, tienen más de tres (3) años de antigüedad.

Fuente: CAB

-¿Aparte de la eliminación del contrabando, cuáles son los factores que pueden impulsar aún más el desarrollo del mercado de los vehículos 0 Km en Bolivia? ¿Una mejor política de incentivos fiscales?...

El contrabando de vehículos es un problema complejo y muy difícil de combatir si no se adopta una política de Estado que corte de raíz este flagelo. Este contrabando no se extermina solamente con drasticidad de las penas a los contrabandistas flagrados en la comisión del delito.
Es necesario trabajar en un proyecto inmediato a corto, mediano y largo plazo que mate “la raíz” de este mal que se encuentra en el lugar de la provisión de la mercadería, a delincuentes que organizan, se nutren de dinero de origen totalmente dudoso y aprovechan las vías expeditas proporcionadas por mafias organizadas fuera del alcance del brazo legal de Bolivia, ya que nuestro país, ha perdido su soberanía y tuición sobre el comercio y se ha convertido en “dependiente” de la gestión comercial tanto legal como de la ilegal administrada desde Chile.

-¿Es posible controlar este flagelo?

-Sí, es posible si se adoptan medidas oportunas y normas adecuadas para fomentar la legalidad y cortar la ilegalidad, pero con conocimiento total de todos los elementos que genera el contrabando. Solo como tema ilustrativo, explico que el procedimiento y uno de los reportes legales desde
Chile que deberían servir como la “luz alta”, nunca sirvió para nada. La ZOFRI (Zona Franca de Iquique), reporta en su página WEB que del total de las ventas efectuadas para países extranjeros ($us 1.529 MM), $us 749 MM, son para Bolivia y de este monto, 31% es del sector automotriz.
Por otro lado, la ZOFRI reporta ventas para mercado interno chileno, la suma de $us 365 MM denominando “resto del país”, porque a través de Tarapacá y Parinacota (Caserío de Arica), reporta las ventas de la módica suma de $us 2.119 MM. ¿Cómo puede entenderse que para una población de 250.000 habitantes, se venda $us 2.119 MM y para países extranjeros tan solo $us 1.529 MM? La explicación simple es que esta mercadería es exclusivamente vendida en esa zona “para el contrabando”. Si empleamos la misma lógica de ventas al extranjero para los $us 2.119 MM vendidos a través de Tarapacá y Parinacota, tendremos que al menos el 60% sería destinado para Bolivia (si no es más), o sea $us 1.271 MM, de los cuales, al menos el 40% corresponden a vehículos. Como resumen tendremos que por esta vía y a vista y paciencia de propios y extraños, $us 500 MM, son la “penetración” directa del contrabando hacia Bolivia a través del sector automotriz.