Escucha esta nota aquí

Los afiliados de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) están en vigilia en la plaza 24 de Septiembre en contra de la importación de ropa usada al país, que genera pérdidas anuales de aproximadamente 10 millones de bolivianos para ese sector. 

El presidente de Fedemype Santa Cruz, Javier Challapa, amenazó con protestas si las autoridades no frenan la importación de ropa usada y su comercialización en los mercados.

 "Nos vemos muy afectados por la internación de ropa usada porque es una competencia desleal. Cerca de 10 millones de bolivianos anuales son las pérdidas", protestó. 

Los pequeños y medianos productos afiliados a Fedemype elaboran productos de tela, cuero, madera, metal mecánica y también alimentos, que luego son comercializados principalmente en la feria Barrio Lindo. 

Challapa lamenta que la Alcaldía permita que se comercialice productos de contrabando en los mercados de la ciudad. "Existe una falta de control del municipio que permite comercializar ropa usada en los mercados", indicó. 

El dirigente explicó a EL DEBER que tienen convenios firmados con las autoridades nacionales que no fueron cumplidos. "Buscamos un diálogo con el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía para buscan soluciones", manifestó.