Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales y su Gabinete de ministros aprobaron el pasado miércoles Decreto Supremo (DS) 2339, referido a la entrega de visas a ciudadanos estadounidenses que vengan al país por turismo o visita, según conoció EL DEBER.

La norma "establece un régimen migratorio"  y delega a la Sección Consular de las Embajadas o los Consultados de Bolivia en el exterior y de manera excepcional a la Dirección General de Migración, a través de sus puestos de control, la emisión de visas, sin consulta

Los datos de la disposición indican que la vigencia de la visa para los ciudadanos que lleguen al país desde Estados Unidos (EEUU) será de diez años, garantizándose así múltiples entradas. El documento permite a los estadounidenses permanecer 30 días en territorio nacional.

Además, según señala el artículo dos parágrafo tres del Decreto, la Dirección de Migración puede ampliar por dos periodos similares esa estadía, es decir hasta 90 días. También se definen seis requisitos para la entrega del documento. 

Entre los criterios para autorizar la visa se encuentran: certificado de vacunación contra la fiebre amarilla, itinerario de viaje o carta de invitación al país, solvencia económica acreditada y constancia del pago del documento. 

Respecto al costo, la disposición conocida por este medio indica que una Resolución Biministerial de las carteras de Gobierno y Relaciones Exteriores dispondrá un tope para el cobro. No se establece un periodo límite para que se conozca aquello. 

Bolivia, después de Brasil, fue el segundo país en asumir la determinación de exigir visa a ciudadanos estadounidenses, poniendo al país del norte en el grupo tres en criterios de migración. Antes esa nación estaba en el grupo uno, posibilitando a sus ciudadanos ingresar libremente.

La disposición constituiría en una complementación al anterior Decreto aprobado en 2007, cuando el presidente Evo Morales, que comunicó la medida bajo un principio de reciprocidad y como resultado de las álgidas relaciones entre ambos Estados. 

Sin embargo, Estados Unidos y Bolivia intentan retomar su relación diplomática, según comunicó hace dos semanas el encargado de negocios de la embajada norteamericana, Peter Brennan. Se espera una próxima reposición de embajadores.