Escucha esta nota aquí

Nuevos combates en el sur de Yemen entre rebeldes chiitas y partidarios del presidente yemení apoyados por Arabia Saudí dejaron 141 muertos, al tiempo que la Cruz Roja seguía sin poder acceder con ayuda humanitaria al lugar de los combates.

El lunes, duodécimo día de la campaña de bombardeos liderada por Arabia Saudita, los combates arreciaban en el sur, donde en las últimas 24 horas han muerto al menos 141 personas, entre ellas 53 en Adén, según distintas fuentes.

La situación humanitaria empeora y los hospitales, sin medicamentos, no pueden atender a los heridos, que se cuentan por centenares.

Pero la ayuda del exterior sigue sin llegar. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) evocó este lunes "problemas logísticos" para brindar su ayuda.

Mientras, unas 48 toneladas de medicamentos, kits quirúrgicos, tiendas de campaña, generadores y equipamiento para reparar las redes de aprovisionamiento de agua dañadas por los bombardeos esperan el visto bueno para ser transportadas a Yemen por avión o por barco.

La situación empeoró en en Adén, la segunda ciudad del país, donde los combates provocaron "la muerte de 17 civiles y 10
combatientes de los comités populares", los seguidores del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, en las últimas 24 horas, declaró a la AFP una fuente médica.

También fallecieron 27 rebeldes hutíes en la localidad de Dhaleh, emboscados por combatientes partidarios de Hadi, según un portavoz de estos últimos.