Escucha esta nota aquí

La derrota ante Bélgica, por octavos de final del Mundial, no evitó que los japoneses demuestren una vez más que en su cultura lo que se antepone es el respeto. Los seleccionados abadonaron el camerino del estadio Rostov Arena no sin antes limpiarlo y dejarlo impecable, para despedirse pusieron un pequeño letrero que decía "gracias" en ruso. Una foto que ya da la vuelta al mundo.

"Iban ganando 2-0 y terminaron perdiendo 3-2 en la última jugada. A pesar de la impotencia, se tomaron su tiempo para agradecer al público, hablaron con los medios y limpiaron el vestuario, donde dejaron una nota para quienes trabajan en el Mundial", destaca la página ESPN. 

Mira el resumen del partido

Pero no solo fueron los jugadores, los hinchas también demostraron su buen comportamiento y tal como sucedió durante todo el Mundial, y a pesar de la frustración de haber perdido en el último minuto limpiaron las graderias que ocuparon en el Rostov Arena.