Escucha esta nota aquí

A las 4:00 de este lunes las llamas y el humo que salían de las oficinas de la flota Expreso San Matías, en la localidad de San Ignacio de Velasco, despertó a los vecinos que, a falta de un carro bombero tuvieron que proveerse de baldes con agua y ayudar a apagar el fuego.

Según el reporte preliminar de la Policía, el siniestro se originó a causa de un cortocircuito en la ducha de la oficina de la empresa de transporte, ubicada en la calle Obispo Santisteban, en el barrio Fátima, de la capital velasquina.

El inmueble, de propiedad de Dionicio Tallacahua, era rentado a los administradores de Expreso San Matías, quienes adelantaron que las pérdidas son cuantiosas. Se quemaron las encomiendas y el dinero de los giros, servicio que también prestaba ese negocio.

Lo que molestó a los vecinos fue la ausencia de un carro Bombero, puesto que en situaciones de desastres son ellos quienes, con implementos caseros, deben sofocar las llamas.