Escucha esta nota aquí

La Fiscalía de La Paz admitió la denuncia que presentaron los dirigentes campesinos en contra del presidente del Colegio Médico de La Paz, Luis Larrea, y se sumó a la presión que existe contra el sector que impulsa protestas en el país desde hace 28 días; el fiscal general, Ramiro Guerrero también informó de que el colegiado tiene otro juicio en puertas por incumplimiento de resoluciones constitucionales. 

Hace una semana, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), a través de sus dirigentes, presentó una denuncia por discriminación contra Larrea por una declaración que realizó sobre los movimientos sociales.

Guerrero negó que exista una persecución en contra de la dirigencia de los médicos y dijo que son denuncias puntuales que se están atendiendo. Del mismo modo, negó que se hubiera emitido una orden de aprehensión en contra de Larrea. 

El defensor del Pueblo, David Tezanos, pidió a la Fiscalía iniciar investigaciones de oficio por las muertes de pacientes ocurridas durante el paro médico, y que fueron responsabilizadas a la protesta.
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, advirtió que si los profesionales de la salud salen a bloquear carreteras, la Policía actuará para garantizar que las vías queden expeditas.

Negociar sin presión
Al margen de la presión legal, desde el Gobierno también se llamó a la negociación pero sin ofrecer nada a cambio; el presidente del  Senado, José Alberto Gonzales, afirmó que los médicos deberían levantar sus medidas de presión para empezar la negociación.
“Todo se puede conversar, lo que no se está diciendo es que este código empezará a funcionar en 18 meses, no está en vigencia aún, entonces podemos hablar”, expresó Gonzales cuando fue consultado sobre si era posible modificar el Código de Procedimiento Penal.

Costas: “No renuncien”
Ayer el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, se refirió al tema del paro médico. “Quiero pedirle a los médicos de Bolivia que no renuncien, por favor”, fue la exhortación que hizo ante el anuncio de los galenos de presentar una renuncia masiva.
“Ustedes se han quemado las pestañas durante 6 y 8 años, porque  han tenido que trabajar para profesionalizarse, también sacaron dinero de sus propios recursos para comprar recetas para la gente pobre, porque han jurado un apostolado de servicio”, acotó.

En la jornada

Medidas
En el Hospital Holandés de la ciudad de El Alto el piquete de huelga de hambre se instaló con personal de otros centros de salud de esa urbe. 

Opositores
Los opositores responsabilizan al Gobierno de este conflicto.