Escucha esta nota aquí

El próximo domingo la industrialización del litio marcará una nueva historia cuando nazca la primera planta de producción de cloruro de potasio, donde se espera llegar a producir en los próximos años, hasta 350.000 toneladas (t) anuales de este fertilizante agrícola. Pero, aunque la esperanza es alta, existen cuestionamientos por la incertidumbre en la recuperación de los costos de operación e inversión, ya que en las últimas gestiones el valor de la tonelada del producto bajó hasta un 80%.

El gerente de la empresa estatal Yacimientos de Litio Boliviano (YLB), Juan Carlos Montenegro, anunció la apertura de la planta en el salar de Uyuni (Potosí), que tuvo un costo de $us 180 millones, con un crédito del Banco Central de Bolivia (BCB).

“Esta planta automatizada tiene una capacidad de producción de 350 mil t al año. La producción entre octubre y diciembre de 2018 será de 35 a 40 mil t, cuya venta ya está comprometida, así como la producción de 2019, que llegará a unas 120.000 t, especialmente a Brasil”, manifestó.

Rentabilidad

Pero el experto en recursos evaporíticos Juan Carlos Zuleta cuestionó el retraso que sufrió la obra y que su inauguración encuentra a la producción, con un precio hasta de un 80% menor a lo que se cotizaba años atrás.

“Como muchos proyectos, esta planta tardó demasiado. El precio del cloruro de potasio estaba cerca de los mil dólares la tonelada. En este momento, está por encima de los $us 200. Se redujo a un 20%. Si es cierto que el costo de producción de la tonelada de cloruro de potasio es de 150 $us, el margen de utilidad es muy pequeño, en términos de costos operativos”, señaló.