Escucha esta nota aquí

El 2010 no fue un año cualquiera. Con la aprobación de la nueva Ley de Pensiones, el actual Gobierno comenzó a trazar una nueva hoja de ruta en su política de Seguridad Social. La norma, que fue consensuada con los trabajadores prometía jubilaciones dignas, con hasta 70% del haber ganado hasta el retiro del beneficiario. Pero desde esa fecha la rentabilidad de las Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) están en sus niveles más bajos. Esto repercute, según expertos consultados, directamente en las futuras pensiones que recibirán los ahorristas, debido a que sus recursos que son administrados por las operadoras AFP Futuro y BBVA Previsión, no crecen a tasas aceptables.

Para justificar la postura de los expertos, solo basta con analizar en frío las cifras que arroja la Autoridad de Supervisión de Seguros y Pensiones (APS). Por ejemplo, hasta diciembre de 2010, la rentabilidad de BBVA Previsión cerró con un 8,12%. Ya en el mismo periodo de 2018, este índice cayó a 1,9%, lo que representa una caída abrupta de 76,6%.

Lo mismo pasa con las cotizaciones en AFP Futuro, en este mismo periodo (2010-2018), el índice de rentabilidad bajó de 8,02% a 1,52%. Esto representa una reducción del 81,04%.

¿Por qué bajan?

Los especialistas consultados por EL DEBER, explicaron que la reducción se debe a dos motivos. El primero tiene que ver con el plano normativo, la actual Ley de Pensiones restringe las inversiones de las AFP a escala interna, es decir, no pueden colocar los recursos que detentan en bonos soberanos en el extranjero o en cualquier tipo de producto en el mercado de valores internacional, que por lo general pagan mayores intereses.

“Las AFP invierten en bonos del Estado y en Depósitos a Plazo Fijos (DPF) de Bancos, que tienen tasas bajas. Tenemos normas rígidas, lo cual están mal porque la misión de las operadoras es invertir, se les debe permitir hacer inversiones en el extranjero que pagan el doble”, afirmó el economista Jaime Dunn.

El segundo motivo también está relacionado al plano legal. La Ley establece la creación de una gestora pública, que debería sustituir a las actuales operadoras BBVA Previsión y AFP Futuro. La nueva entidad debería haber entrado en operación en un plazo de un año, una vez aprobada la nueva norma de pensiones.

“Pero pasó ocho años y en ese tiempo no pasó nada. Esto ha hecho que las AFP se pongan el piloto automático en su trabajo”, manifestó el experto en pensiones, Gustavo Rodríguez.

En este contexto, el experto en pensiones, David Villarreal, señaló que desde la vigencia del actual sistema de capitalización individual -que está vigente desde 1997- “es el momento más duro” por el tema de rentabilidad.

“Estamos por debajo del 2%, eso es inaudito. Vamos a tener que trabajar más tiempo o aportar más”, precisó el especialista.

En la actualidad, ambas operadoras (AFP Futuro y BBVA Previsión), administran $us 17.117 millones, de cerca de 2,2 millones de asegurados en ambas AFP.

Rentas bajas

Ante esta situación, según la mirada de los especialistas, muchas personas prefieren alargar su trayectoria laboral, pese a tener edad para el retiro, por el temor de percibir una pensión baja.

Una de estas personas es Eugenia Rivero. La mujer de 57 años, hace dos años pudo jubilarse, cuenta con 35 años de servicio en el magisterio, que le permitió tener un haber Bs 7.000. Pero si se jubilará con las actuales tasas de rentabilidad a lo que percibiría sería muchos menos.

“Voy esperar, hasta los 60, para poder recibir unos Bs 4.500, ahora no puedo, ganaría mucho menos”, afirmó resignada la docente.

Para Villarreal, pocas serán las personas que alcancen al menos una jubilización cercana al 30%.

Por eso señaló que es preciso mejorar las actuales condiciones en las que se cotizan los aportes para garantizar que los asegurados reciban una mejor renta.

“Si una persona llegó a ganar Bs 10.000, si se puede jubilar con unos Bs 3.000 o 4.000 que se sienta satisfecho”, sostuvo.

El investigador del Cedla, Bruno Rojas, precisó que si al índice de rentabilidad se le resta la inflación -que llegó a 1,5% en 2018-, los promedios de rentabilidad serían mucho menor.

“Por ejemplo hoy (viernes) el índice nominal en Futuro está a 1,33%, y se lo compara con la inflación se puede ver un comportamiento negativo”, precisó.

El investigador, agregó que este factor impacta directamente en la disminución del ahorro de los trabajadores.

Para el secretario ejecutivo de la Confederación Nacional de Jubilados y Rentistas de Bolivia, Gróver Alejandro Gutiérrez, la escala de jubilaciones que perciben las personas del servicio pasivo “son un insulto a la dignidad”.

El exdirigente de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, Edwin Fernández, explicó que se debe modificar la Ley de Pensiones, y hacer un estudio matemático sobre cuánto son los que aportan al actual Sistema Integrado de Pensiones (SIP).

Explicación de las operadoras

Para este reportaje se consultó a la AFP Futuro y BBVA Previsión. Esta última fue la única que contesto a EL DEBER. Un alto funcionario de la firma española, explicó que la baja rentabilidad se debe a dos factores: el primero es la metodología a la que son obligadas a usar para invertir, y el segundo a la coyuntura global que vive el negocio de Fondos de Pensiones a escala internacional.

Sobre el primer punto, la fuente explicó que el sistema de mercado de valores, que es por donde invierten los fondos, “trabajan operadores de corto plazo y nosotros somos de largo plazo”.

“Por ejemplo una operación hasta hace tres meses de $us 50.000, determina un tramo de cartera de $us 1.000 millones. Entonces, el impacto de esas operaciones de corto plazo golpean sobre las de largo plazo”, explicaron desde BBVA Previsión.

Esta metodología, según explicaron desde la compañía, no es adecuada para las AFP porque ellos tienen los títulos (que compran con los recursos que administran) a vencimiento y no pueden hacer trader (negociar).

“Por eso nosotros calculamos internamente nuestra rentabilidad título a título, que está por cerca del 4,27% o 4,28%”, detalló el funcionario de la AFP.

Empero, indicó que la APS y la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), determinaron modificar esta metodología. Bajo este nuevo panorama, sostuvieron que las rentas mejoran en los próximos meses.

Sobre el segundo factor, sostuvó que a escala global más del 80% de los Fondos Internacionales de Pensiones estuvieran prácticamente a cero o a pérdida.

“Pero nosotros conseguimos una rentabilidad más que aceptable y si ampliaría un método a vencimiento sería más”, dijo.

Desde la firma española agregaron es una dinámica que no solo afecta a Bolivia, sino que “en toda la región pasa algo parecido”.

Gobierno responde

Desde el viceministerio de Pensiones y Servicios Financieros, a través de un cuestionario enviado a EL DEBER, señalaron que la baja rentabilidad se debe a que los instrumentos ofertados por el Mercado de Valores se cotizan con tasas desde un 2% y un 3%, siendo los principales productos los Depósitos a Plazo Fijo (DPF) de distintas financieras, “que tienen un grado de riesgo mínimo con un rendimiento bajo”.

Desde esta cartera de Estado explicaron que la rentabilidad en gestiones anteriores, estaba en función a los valores, de corto y largo plazo, que el Estado emitía, los cuales tenían tasas más atractivas para el mercado de inversiones, “de donde fueron adquiridas por las AFP, sin considerar que implicaban un costo fiscal elevado para el Estado y las AFP obtenían sus ganancias sin incurrir en riesgo alguno”.

“Al no existir esta oferta en el mercado las AFP no realizaron el esfuerzo necesario para buscar mejores alternativas para invertir los Fondos del SIP de manera adecuada”, indicaron.

Incluso esta cartera reveló que presentó a la COB un proyecto de Decreto Supremo de Inversiones de los Fondos del SIP que permitirá diversificar los instrumentos y sectores a invertir para obtener en el futuro una mejor rentabilidad en beneficio de los asegurados.

“En 2017 se propuso destinar parte de los Fondos de SIP en un Fondo de Inversión Cerrado para el sector agrícola, para alcanzar rendimientos de un 7% y 9% . Pero esto fue rechazado por la COB”, señalo el viceministerio.

Adelantaron que una vez que funcione la Gestora Pública en marzo de este año y se tenga un Reglamento de Inversiones, se optimizarán los retornos para los asegurados a largo plazo.

Por último, desde este brazo estatal, señalaron que desde 2005 las inversiones pasaron de $us 2.042 millones a $us 16.757 millones (noviembre de 2018), esto es un aumento de 721%.

En 2018, 17.000 personas accedieron a la jubilación
Según datos del Viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, durante la gestión 2018, 17.000 personas accedieron a una jubilación. Del total de esta cifras más de 15.000 ( un 87%) reciben también la Pensión Solidaria de Vejez.

Por otro lado, desde 2011, a partir de la promulgación de la Ley N.° 065 de Pensiones, y en ocho (8) años de vigencia del SIP, accedieron a una pensión de jubilación más de 107.000 jubilados, por lo que a diciembre de 2018 la cantidad de jubilados es de aproximadamente 137.000 personas, de los cuales 86.000 (63%), se benefician con la Pensión Solidaria de Vejez.

Para el Gobierno estas cifras son positivas porque con la anterior Ley de Pensiones, N.º 1732, solamente se jubilaron menos de 30.000 personas en 14 años de vigencia.

En el país, con la actual norma, la edad para acceder a una jubilación se redujo de 65 a 58 años.