Escucha esta nota aquí

El Parlamento autónomo de Cataluña decidió este lunes tramitar la resolución a favor de la independencia propuesta por los grupos soberanistas, mayoritarios en la cámara, aunque esta será enviada ante el Tribunal Constitucional por varios grupos de la oposición para que la desestime.

La resolución, pactada por Junts pel Sí (Juntos por el sí) y los independentistas radicales de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), que suman mayoría absoluta en el Parlamento, podría votarse el próximo día 9, según anunció la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, tras la reunión de la Junta de Portavoces.

El texto contempla la "desconexión democrática" de Cataluña con respecto de España, que prevé que en un plazo máximo de 30 días empiece la tramitación de las "leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública", que pongan las bases del hipotético estado catalán.

La fecha de la aprobación de la resolución coincide con el día previsto para el debate de investidura del nuevo presidente del Gobierno autónomo catalán, tras las elecciones de 27 de septiembre.

Junts pel Sí, que obtuvo 62 de los 135 escaños del Parlamento regional, no cuenta con mayoría suficiente, por lo que necesitaría el apoyo de los 10 diputados de la CUP para conseguir la investidura del nuevo jefe del ejecutivo regional.

"Juntos por el sí" busca apoyo

La votación de la resolución daría satisfacción a una demanda de este partido y se votaría antes de la investidura, para la que Junts pel Sí necesitaría el apoyo de los 10 diputados de esa izquierda radical que, sin embargo, no han garantizado el respaldo al candidato y actual presidente regional, Artur Mas.

Los grupos de oposición están inmersos en una serie de iniciativas para dificultar este proceso independentista, entre ellas, la petición de amparo al Tribunal Constitucional español por el trámite iniciado este lunes, tal como anunciaron Ciudadanos (centro liberal), el Partido Popular (PP, centroderecha) y los socialistas catalanes (PSC).

Sin embargo, la propia resolución afirma que el Parlamento catalán "no se supeditará a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del Tribunal Constitucional".

En este sentido, para la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la reunión de este martes de los portavoces en el Parlamento catalán y su resolución vulnera los derechos fundamentales de los parlamentarios y de los ciudadanos.

Rajoy se moviliza

Mientras, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, continuó los contactos con diferentes líderes políticos para abordar el desafío soberanista catalán y se reunió con el dirigente de la nacionalista Unió Democrática de Catalunya (UDC), Josep Antoni Duran Lleida. Está formación se ha alejado de resto de nacionalistas catalanes por no compartir sus aspiraciones independentistas.

Tras el encuentro, Duran Lleida garantizó que su partido siempre defenderá la legalidad y se mostrará en contra de cualquier tipo de "desobediencia" frente al Estado, pero al mismo tiempo dijo que no quiera estar en ningún "frente" de partidos contra la independencia.