Escucha esta nota aquí

La vergüenza mundial para el fútbol boliviano continúa. Real Potosí tiene dos planteles listos para medirse con Sport Boys, por la segunda fecha de la División Profesional, este miércoles, a las 15:00, en el estadio Samuel Vaca de Warnes. ¿El motivo? Los problemas en la dirigencia continúan: tienen dos presidentes (Wilson Gutiérrez y Calixto Santos) y dos directores técnicos (Fernando Ochoaizpur y Wálter Botto).

El plantel que dirige Botto viajó a Santa Cruz la tarde de este martes. La delegación, que está compuesta por 18 jugadores, salió muy temprano desde Potosí para llegar, vía terrestre, hasta Sucre y después abordar un avión hasta la capital cruceña. “Es un ambiente muy pesado porque nosotros estamos pensando en el partido, en quién es el presidente, en si se va a solucionar esto (…)”, expresó a DIEZ.bo un jugador que prefirió quedar en el anonimato.

También puedes leer:

Por su lado, los de Ochoaizpur se alistan para trasladarse a la ciudad oriental en la misma jornada del partido; su vuelo sale a las 10:30. “La situación es preocupante, al final no sabemos qué equipo juega. Ellos (los dirigentes) solo están pensando en hacer lo que les parece mejor y se están olvidando de lo institucional”, lamentó el histórico del equipo lila Darwin Peña, que dirigió en el empate ante Universitario de Sucre (1-1) para calmar los ánimos de los dos frentes.

¿Quiénes serán los elegidos ante el Toro?

Si bien la tensión en Warnes será menor a la del domingo, afuera del Víctor Agustín Ugarte; no deja de ser preocupante. Los jugadores no sabrán hasta minutos antes del partido si disputarán el partido ni quiénes entrarán a la cancha. El fin de semana se armó un onceno con futbolistas de ambos ‘bandos’ y tuvieron que improvisar, pues no se entrenaron juntos durante la semana.

Te puede interesar:

El posible onceno de Botto está compuesto por Rafael Santillán en el arco; Aldair Berrios, Herman Soliz, Douglas Ferrufino, Luis Garnica, en la defensa; Gary Saldias, Dino Huallpa, Victor Machaca, Gianakis Suárez, Marcos Vásquez, en el medio campo; y en el ataque Gastón Mealla.

Por su lado, Ochoaizpur puede alinear con Harry Zegarra, en el arco; Fernando Navarro, Rony León, Cristian Vargas y Marco Villa; en la defensa; Estarlin Olvea, Frank Oni, Abraham Churata, en el medio campo; Enrique Panique, Germán Sosa y Miguel Morales, en el ataque.

La primera vergüenza

Santos y Gutiérrez, el primero elegido por los socios y el segundo reconocido por la FBF, llegaron a un preacuerdo el sábado en la noche, pero el domingo igual hubo problemas antes del partido. Ochoaizpur y Botto querían ingresar al estadio, cada uno con sus dirigidos, y la Asociación de Fútbol de Potosí tuvo que mediar para que la situación no pase a otro plano.

Mira el resumen del partido:

Los experimentados Peña y Soliz se encargaron de armar una lista de 18 jugadores, de ambos grupos, para medirse a los capitalinos. El primero se quedó en el banquillo y el otro formó parte de los titulares. Las personas que le daban su apoyo a Santos no dejaron que el volante cruceño salga de la casamata, pues no dejaban de intimidarlo con gritos en su contra y, para evitar cualquier incidente se quedó protegido.

¿Y el arreglo para cuándo?

El documento privado que elaboraron para terminar con el papelón mundial tenía que ser firmado el lunes en la mañana, pero no fue así. Santos tenía que entregarle 23.000 dólares a Gutiérrez para saldar lo gastado en el pago del 60% de la planilla de abril (les deben 25% de marzo del sueldo, el 40% de abril, mayo y junio) y así poder firmar su renuncia, pero no sucedió así. Le dieron un segundo plazo hasta las 15:00, pero tampoco se presentó. Hubo un intento a las 19:00, pero no pasó nada. Al final, los socios le quitaron el respaldo a Santos y desconocen a Gutiérrez, que también incumplió al no mostrar los documentos de descargos.

Así estuvo Real Potosí el sábado:

Lo único cierto, en medio de tanto desorden es que el gobernador de Potosí, Juan Carlos Cejas, y el alcalde, Williams Cervantes, le han prohibido a la institución lila utilizar el estadio principal de la capital de la Villa Imperial y las canchas municipales. Además, consiguieron que el balompié nacional nuevamente esté en portada de medios internacionales por hechos extrafutbolísticos, que solo causan vergüenza.