Escucha esta nota aquí

El niño Sebastián Justiniano Poquiviquí (3) empezó hace unos días a recibir sesiones de quimioterapia en el Instituto de Tratamiento del Cáncer Infantil (Itaci) de San Pablo (Brasil), adonde llegó el 25 de septiembre procedente de Santa Cruz de la Sierra, luego de haber sufrido una nefrectomía bilateral, o sea la extirpación de ambos riñones: uno sano (por error) y el otro enfermo.

Desde su segundo día de internación en el hospital brasileño, el paciente se mantuvo con diálisis continua bajo la modalidad de Prisma, un sistema que consiste en un tratamiento sustitutivo renal por un circuito extracorpóreo de filtración de sangre.

Desde su ingreso está en condiciones estables. Luego de nueve días de recibir cuidados en terapia, en oncología, en nefrología, en infectología, en sicología y asistencia social, todas en el área pediátrica, una junta médica evaluó al pequeño y el 4 de octubre le realizaron la primera quimioterapia, según un reporte médico al que accedió EL DEBER.

No hay señales de metástasis

Sebastián continuará recibiendo su quimioterapia programada, según el protocolo y las sesiones de diálisis con el equipo Prisma hasta que se consiga un cupo para la diálisis clásica.

La junta médica del Itaci enviará un informe preliminar sobre el estado de salud de Sebastián a las autoridades bolivianas para desvirtuar especulaciones difundidas por las redes sociales y por algunos medios de prensa que dieron cuenta de que el niño no tendría cáncer.

De los exámenes tomados al pequeño en Brasil, la tomografía de tórax y de abdomen mostró que el paciente no tiene metástasis (propagación de un foco canceroso en otro órgano) y revelan ausencia de linfonodomegalias (agrandamiento de los ganglios linfáticos), resultados que fueron explicados a los familiares, pero los médicos dejaron clara la conducta oncológica del paciente.

La investigación

Entretanto, el fiscal José Parra informó de que la comisión analiza el proceso después de haber tomado declaraciones a las siete personas denunciadas por la mala praxis. Para tener mayores elementos, citará a más testigos y al final de esta semana solicitará al hospital brasileño (vía cooperación) un informe oficial sobre la salud de Sebastián.