Escucha esta nota aquí

La Asociación Médica Australiana (AMA) criticó la creación de la primera clínica para tratar la resaca en Australia porque considera que alienta el consumo excesivo de alcohol.

La clínica especializada tiene sede en Sydney y proporciona a sus pacientes líquidos intravenosos, vitaminas, medicamentos contra las náuseas y oxígeno por un valor de entre 60 y 140 dólares australianos (entre 450 y 1000 bolivianos aproximadamente), según la cadena local ABC.

La AMA considera que este tipo de clínicas puede alentar las "borracheras descontroladas" y alertó que la eficacia de los medicamentos que proporcionan no está respaldada médicamente.

"Puede afectar a las personas con la innecesaria inserción de cánulas intravenosas", comentó el vicepresidente de la AMA, Stephen Parnis y añadió que el consumo de alcohol en exceso puede deberse a problemas psicológicos que no serían atendidos.

Por su parte, Max Petro, uno de los dueños de la clínica, aseguró que hasta el momento no ha habido quejas de los pacientes y que con este nuevo centro se reduce la carga de trabajo en los hospitales públicos.