Escucha esta nota aquí

Desde este martes tres mujeres asumen el poder político en Santa Cruz. La noche del lunes Ruth Lozada Áñez juró como gobernadora del departamento, y desde ayer María Desirée Bravo Monasterio lo hizo como alcaldesa del ayuntamiento capitalino, al igual que Angélica Zapata, como presidenta del Concejo Municipal.

Estas tres mujeres gobernarán hasta mayo de 2015, cuando se posesione a las nuevas autoridades electas en los comicios del 29 de marzo del próximo año.

Tras la renuncia presentada por el alcalde Percy Fernández, ayer, pasado el mediodía, Bravo fue designada alcaldesa de Santa Cruz de la Sierra con ocho votos a favor, en una sesión en la que vecinos, funcionarios del ejecutivo, políticos y medios de prensa llenaron el salón Andrés Ibáñez.

Los presentes estallaron en aplauso cuando Bravo prestó juramento ante la nueva presidenta del órgano deliberante, Angélica Zapata.
Minutos previos, Bravo había presentado su carta de renuncia como cabeza del Concejo, la cual fue leída por el secretario Rómel Pórcel.

Bravo, que tiene una trayectoria política de 25 años, agradeció al alcalde, a sus colegas y a la agrupación Santa Cruz para Todos por la confianza depositada en su persona. “Quiero decirles que este es un gobierno de transición y continuaré con las obras de nuestro alcalde; voy a estar para trabajar con todos los vecinos de los distritos”, dijo, prometiendo una gestión de puertas abiertas.

Sesión llena y demorada
La sesión fue convocada para las 9:00, pero se inició a las 10:00 con la presencia de Bravo, Pórcel, Zapata, Carol Viscarra, Ronay Méndez, Loreto Moreno, Juan José Castedo, José Quiroz y Eber Romero, segundo suplente de Yanine Parada. El concejal Freddy Soruco abandonó el salón antes de la sesión y Saúl Ávalos pidió licencia. Después de un cuarto intermedio, la sesión se instaló para elegir a Bravo como burgomaestre. En la sesión también presentaron su renuncia al cargo los concejales Romel Pórcel y Loreto Moreno, que irán tras la reeleción