Rusia disparó misiles Kalibr contra posiciones en Siria del grupo yihadista Estado Islámico (EI) desde un submarino emplazado en el Mediterráneo, informó este martes el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú.

"Hemos lanzado misiles Kalibr desde el submarino Rostov-del-Don emplazado en el mar Mediterráneo", dijo Shoigú al presidente de Rusia, Vladímir Putin, según medios del país.

El ministro añadió que los disparos se hicieron con el submarino sumergido y que es la primera vez que Rusia emplea esta nave desde el comienzo de la intervención rusa en Siria.

En la reunión con Putin, el responsable de Defensa señaló que estos ataques habrían destruido importantes objetivos del grupo terrorista en la ciudad de Raqqa.

Entre ellos, citó "arsenales, una planta de explosivos" e "instalaciones petroleras de los yihadistas".Shoigú destacó que "los misiles de crucero Kalibr han vuelto a demostrar su gran eficacia en ataques contra objetivos situados a grandes distancias".

Los ataques de Rusia

Rusia comenzó bombardeos aéreos contra objetivos de los grupos yihadistas en Siria el pasado 30 de septiembre, a petición del presidente de ese país, Bashar al-Asad.

Además de bombarderos, hasta ahora habían participado en la intervención buques de guerra que dispararon misiles de crucero desde el mar Caspio.

En la reunión con Shoigú, el presidente ruso señaló que se seguirán analizando los resultados de los ataques contra objetivos del Estado Islámico con nuevas armas de alta precisión, pero expresó su confianza en que no se requiera emplear misiles con cabezas nucleares.

"Sabemos que las armas de alta precisión pueden ser equipadas con cabezas convencionales o con cabezas especiales, es decir, nucleares. Naturalmente, en la lucha contra los terroristas esperamos que esto no lo necesitemos nunca", agregó.