Escucha esta nota aquí

Se terminó el segundo aguinaldo, las fiestas de fin de año dejan prácticamente en bancarrota a más de una y aún viene lo peor: el inicio del año escolar.

La lista de útiles ocasiona que los vellos del cuerpo se paren. Atrás quedó el tiempo en que los útiles consistían en un cuaderno, un texto base y un lápiz, o en que el guardapolvo podía seguir siendo usado luego que la modista le dé unas puntadas por aquí o por allá.

Para que este año marque la diferencia en tu billetera, el economista experto en microfinanzas, Marcelo Mendoza, te da algunos consejos en este asunto.

No es fácil, pero se puede
Los hábitos de ahorro pueden ser una solución para el inicio del año escolar. Solo debe existir la voluntad necesaria para poder juntar el dinero o no malgastarlo en cosas innecesarias.

1. Todo depende de la cultura del ahorro de la familia. Muchas personas, destinan gran parte del aguinaldo para guardarlo y tenerlo listo en enero a fin de que la inscripción, compra de útiles y uniformes, sean livianos.

2. La compra de material escolar de manera conjunta con otros padres de familia constituye una buena alternativa para negociar lo concerniente al precio, y a las cantidades de lo que se pretende adquirir.

3. Lo justo y necesario. Es básico armar una lista de útiles que necesita antes de empezar a comprar. Es importante que se respete esa lista y no se salga del presupuesto, sino al final te faltará comprar otros útiles. Antes de realizar la compra revisá si los útiles del año anterior aún se conservan en buen estado, tal vez los podrás volver a usar, así no generás doble gasto.

4. Hacé planes a mediano y largo plazo, y dentro de tus prioridades planificá cada gestión escolar de tus hijos.

5. Visualizá, de acuerdo a la periodicidad que deseés, un flujo de caja familiar (diario, semanal o mensual) medible, para que controlés los ingresos y gastos que se generan, ello te permitirá saber con certeza tu disponibilidad de efectivo.

6. Optimizá tus excedentes de ingresos. Aperturá una caja de ahorro en un banco y depositá hasta Bs 5 al día.

7. Libros, cuentos, novelas y diccionarios son algunos materiales que pueden ser compartidos entre hermanos, familiares o amigos. Así verás reducido buena parte del presupuesto, a la vez que enseñará a tus hijos a cuidar sus materiales.

Es importante tener una planificación detallada de cada uno de los gastos para no excedernos y entrar en deudas que nos persigan por varios meses