El 2015 termina con el yuan o remimbi chino aceptado como una de las monedas que forma parte de la cesta de monedas que componente los Derechos de Giro del FMI.

La decisión será efectiva en octubre de 2016 lo que implica una apuesta del FMI por la liberalización de la política cambiaria de China, lo que podría implicar una ligera devaluación de la moneda China.

EL FMI la ha colocado como la tercera moneda con más peso, tras el dólar y el euro, pero delante del yen Japonés y la libra esterlina.

Para conocer más de los efectos que tendrá esta histórica decisión escucha la explicación de Fernando Fernández, profesor del IE Business School, en el video que encabeza esta nota.