Escucha esta nota aquí

Una fragancia floral frutada creada por Karine Dubreuil, porque las parisienses adoran las cosas bonitas y les encanta estar perfumadas. 
Si la parisiense soñaba con un perfume, este llegó para iluminar sus días, mientras deambula por las calles de París, de café en café, de librería en librería o de boutique en boutique. Un perfume tan ligero y vaporoso como un vestido de mousseline de seda.

El eau de toilette Mademoiselle Azzaro despierta un amor a primera vista. Femenina y ligera, ella respira la alegría de vivir, de ser una mujer y de vivir en una de las ciudades más bellas del mundo.

La fragancia tiene un espíritu romántico y tierno, a la vez de ser sofisticado, como la idea que tenemos de una parisiense. 
El carácter de la flor de mandarina y la frescura del durazno es una asociación de contraste y sutileza con la flor de cilindra y la madera de iris para evocar femineidad y belleza. 

Llegó a Santa Cruz
La parisiense nunca deja la casa sin su último accesorio de belleza, el toque final para su atuendo, su  Mademoiselle. Hoy en Santa Cruz, para acompañar a las féminas cruceñas, para que a su paso dejen un dulce rastro floral.

Tags