Escucha esta nota aquí

La recaptura al estilo de Hollywood de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán dio otro giro ayer, luego de que se conociera que las autoridades mexicanas buscan interrogar al actor estadounidense Sean Penn sobre su entrevista clandestina con el capo mexicano.

Una fuente del gobierno federal mexicano dijo que la fiscalía quiere hablar con Penn y con la actriz mexicana Kate del Castillo sobre su encuentro con Guzmán en octubre.

"La información es correcta, claro, es para deslindar responsabilidades", dijo la fuente bajo anonimato, después de que la revista Rolling Stone publicara el sábado la entrevista concedida al actor gracias a la ayuda de Del Castillo.

Una segunda fuente del Gobierno federal dijo que no estaba claro si los actores habrían cometido un delito. Un reportero puede entrevistar a un presunto narcotraficante, pero "ellos no son periodistas", explicó.

La fuente dijo además que esos encuentros ayudaron a las autoridades a dar con el paradero del narcotraficante de 58 años, que fue arrestado el viernes en la costeña ciudad de Los Mochis, de su natal Sinaloa (noroeste), en una incursión militar.

Película
La fiscal general, Arely Gómez, reveló que el capo sostuvo reuniones con actrices y productores de los que no dio nombres, con "la intención" de protagonizar una película sobre su vida, lo que ayudó en parte a descubrir su ubicación.

Mike Vigil, exdirector de operaciones internacionales de la DEA, dijo que duda que se presenten cargos contra los actores.
Ayer, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, afirmó que durante la entrevista el capo se jactó "de las grandes cantidades de heroína que distribuyó por todo el planeta", lo que "irritó" a Washington.
"Esto plantea preguntas interesantes sobre él y otros implicados", dijo McDonough a CNN.

La reunión provocó airadas reacciones en medios de comunicación y el precandidato republicano Marco Rubio dijo a ABC que la entrevista es "grotesca".

Rolling Stone publicó una fotografía del 2 de octubre que muestra al oscarizado Penn saludando con la mano al bigotudo líder del cártel de Sinaloa.

Penn escribió que el capo le dio un gran abrazo cuando se conocieron en algún sitio selvático, y que obtuvo siete horas de entrevistas presenciales y telefónicas sobre sus actividades delictivas.

Millonario negocio
"Yo suministro más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana que cualquiera en el mundo", dijo entre tragos de tequila a Penn en una sorprendente admisión sobre el tamaño de su negocio ilegal. "Tengo una flota de submarinos, aviones, camionetas y barcos", agregó.

Rolling Stone también publicó un video que muestra a Guzmán sin bigote, contando que trafica drogas desde antes de los 15 años porque en su pueblo natal, La Tuna, "no había oportunidades de trabajo".

En mensajes de texto que intercambiaron después de la reunión, Guzmán comentó con Penn una incursión militar el 6 de octubre que casi deriva en su recaptura. ‘El Chapo’ restó importancia a las lesiones que sufrió en el rostro y una pierna al evadir ese operativo. "Solo me duele la pierna un poco", dijo.

Las autoridades dijeron que los marinos no dispararon contra el narcotraficante porque estaba acompañado de dos mujeres y una niña, y que se lastimó él solo en una caída.

Extradición
La entrevista de Rolling Stone se difundió horas después de que la fiscalía anunció que busca que "El Chapo" sea extraditado a Estados Unidos, un giro de la posición del presidente Enrique Peña Nieto, quien se oponía a enviarlo a cárceles de ese país.

La Fiscalía mexicana informó el sábado que recibió dos solicitudes de extradición el año pasado por acusaciones de varios delitos graves, incluidos narcotráfico y asesinato, por lo que obtuvo órdenes de detención con fines de extradición.

"Con la recaptura de Guzmán Loera se deberá dar inicio a los respectivos procedimientos de extradición", indicó la fiscalía en un comunicado en el que no se mencionó una fecha para el arranque de ese proceso, que contempla el derecho de "El Chapo" a apelar.

"No debe ser extraditado porque en México hay una Constitución justa", reclamó Juan Pablo Badillo, uno de los abogados del capo en las afueras de la cárcel de El Altiplano.

De ese penal, a 90 km de la capital mexicana, escapó el 11 de julio por un túnel de 1,5 km con entrada en la regadera de su celda que recorrió a bordo de una motocicleta adaptada para rieles. Tras la fuga, el piso de las celdas se reforzó con varillas de acero que se cruzan cada 10 centímetros