Escucha esta nota aquí

Monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, visitó el domingo el lugar en el que se produjo el incendio en el penal de Palmasola, en el que 90 de sus internos perdieron todas sus pertenencias y herramientas de trabajo. El religioso les expresó todo su apoyo y solidaridad.

El incendio, sucedido el domingo 16 de agosto y que aún se encuentra en investigación, arrasó con cinco carpinterías donde trabajaban y vivían alrededor de 90 personas que perdieron cosas personales, ropa y enseres de vivienda.

Gualberti les animó a "permanecer unidos y confiar siempre en el Señor, aún a pesar de los problemas y dificultades que se presentan", según destaca un boletín de prensa de la Arquidiócesis. 


,

Monseñor Gualberti junto a los afectados visitó el lugar del incendio. Foto: Arzobispado de Santa Cruz
Monseñor Gualberti junto a los afectados visitó el lugar del incendio. Foto: Arzobispado de Santa Cruz
Monseñor Gualberti junto a los afectados visitó el lugar del incendio. Foto: Arzobispado de Santa Cruz
Monseñor Gualberti junto a los afectados visitó el lugar del incendio. Foto: Arzobispado de Santa Cruz
,

El arzobispo pidió a los reos afectados que recuerden el mensaje que les dio de manera directa el papa Francisco, que los visitó durante su estadía en Bolivia en julio, en el que les pidió ayudarse los unos a los otros  en los momentos más difíciles, confiando siempre en la misericordia de Dios.

El sacerdote adelantó que el Arzobispado buscará la manera de ayudar a los reos que perdieron todas sus pertenencias y su actividad laboral. Además hizo un llamado para que las autoridades no olviden sus compromisos para atender las necesidades de los privados de libertad.