Escucha esta nota aquí

Fidel Baptista, presidente de la Cámara Boliviana del Transporte Internacional, informó este lunes de que el ministro de Gobierno Hugo Moldiz, a través de un contacto telefónico, lo convocó a una reunión el miércoles 13 de mayo. El dirigente aguarda la confirmación del lugar y la hora para empezar a negociar el Decreto Supremo 2295, que nacionaliza las mercancías en 24 horas en fronteras.

El transporte internacional rechaza esta norma, porque a decir de ellos, la Aduana no cuenta con la logística necesaria para nacionalizar el cargamento que transportan desde el extranjero y esta situación provoca largas filas en los recintos aduaneros fronterizos y genera perjuicios para el sector.

“El miércoles nos vamos a volver a reunir con el Gobierno, consideramos que tras la visita a Tambo Quemado que hicimos con la viceministra de Políticas Tributarias, Susana Ríos, el Gobierno ha entendido perfectamente qué es lo que tiene que hacer. Hemos manifestado todos los argumentos que perjudican a nuestro sector con este decreto”, afirmó Baptista.

Este domingo, la viceministra Ríos y la dirigencia del transporte pesado vieron in situ los problemas y las demoras en los trámites de nacionalización de carga en fronteras en Tambo Quemado. Tras la visita, los transportistas han expresado su optimismo en torno a su pedido de modificación de la norma aduanera.

“Nosotros no pedimos la abrogación, solo la modificación. Queremos que la nacionalización en fronteras sea optativo, o en todo caso que el Gobierno busque otra alternativa para superar el problema con el que tropezamos”, añadió.